La confusa interpretación de Mitú sobre el privilegio blanco Latinx

Carlos Cruz Mosquera

POR CARLOS CRUZ MOSQUERA

Kat Lazo, productora de YouTube y colaboradora de mitú, publicó un video donde busca explicar el privilegio de los blancos dentro de la comunidad Latinx. Francamente, a pesar de que posiblemente haya buenas intenciones en términos de lucha contra el racismo entre nuestra gente, la publicación es vergonzosamente superficial. El tono petulante y justiciero utilizado a lo largo tampoco ayuda.

El argumento subyacente de Lazo es que existe un “privilegio blanco y de piel clara” entre las personas latinx y que este privilegio basado en la piel no debería ser algo negativo mientras quienes lo posean lo usen para potenciar el latinx de tonos más oscuros. La premisa de este argumento es que el racismo, especialmente por parte de latinx blanco, puede combatirse individualmente con un comportamiento correctivo, como criticar a su tío cuando dice algo inapropiado. Si bien también alentamos las micro acciones, como criticar y educar a los miembros de la familia o amigos que tienen puntos de vista racistas, limitarlo a esto es perder la marca por un margen abismal.

Lazo y mitú dejan de lado la naturaleza capitalista y colonial del racismo latinx blanco como una extensión directa de la supremacía blanca euroamericana y europea. Dejar este importante factor fuera de su ecuación no ayuda a resolver el problema del racismo en nuestra comunidad de ninguna manera significativa. De hecho, hablar sobre el racismo sin mencionar sus causas de clase y raíces coloniales sólo ayuda a desconcertarlo aún más. También nos lleva a soluciones de curita en un momento en que necesitamos nada menos que una intervención quirúrgica.

Los orígenes de la supremacía blanca en América Latina: Colonización europea

Lazo comienza su lección con el popular tropo de América Latina como un “crisol” de diferentes etnias, nacionalidades, tradiciones y cultura. Sin embargo, para comprender las divisiones raciales en nuestra región, no podemos comenzar con la teoría del “crisol”, ya que esto solo ayuda a ocultar la formación violenta de nuestras identidades actuales. Siglos antes de esta idea de “fusión”, los europeos colonizaron nuestra región, matando y esclavizando a decenas de millones de indígenas y africanos para extraerles riqueza material. Lo que siguió a partir de este momento fue la forja intencional de una sociedad en la que los blancos, los colonos y sus descendientes, se convirtieron en las élites políticas, económicas, sociales y culturales. Cuando tomamos en cuenta este contexto, reducir la división racial en la comunidad latinx simplemente a la raza y el colorismo no nos ayuda a comprender las raíces estructurales y materiales más profundas del privilegio blanco y el racismo en la comunidad latinx. En otras palabras, el video de mitú apenas tocó la superficie.

Un elemento que ayuda a confundir un poco esta historia es la llamada “independencia” de América Latina del dominio español y portugués en las primeras décadas del siglo XIX, más tarde, para países como Cuba. En realidad, los historiadores serios de este momento en nuestra historia entienden que es solo una transición del poder del dominio imperial directo al colono blanco y el dominio mestizo de la clase alta.

Para los pueblos indígenas, los africanos y la mayoría de los mestizos (herencia mixta) de nuestra región, la supremacía blanca es una realidad continua. La discriminación racial es solo uno de los pilares de la opresión, junto con la pobreza extrema, la explotación laboral, la privación de derechos políticos y el saqueo de nuestros recursos naturales por parte de nuestros gobiernos nacionales y las fuerzas imperialistas.

El ‘crisol’ latinoamericano y ‘todas las vidas importan’

Nuestras identidades culturales están influenciadas por esta dinámica históricamente desigual. La idea descontextualizada de un “crisol” latinx ayuda a ocultar la dinámica racial de la supremacía blanca donde todo lo europeo es el estándar. Los no europeos solo son vistos como una guarnición en nuestra composición racial y cultural, ignorando la abismal división que continúa existiendo. En otras palabras, la promoción y celebración de la idea de que somos una “raza cósmica” y una “fusión” de etnias es solo otra forma de decir “todas las vidas importan”. Bajo el actual sistema capitalista imperialista, todas las vidas no importan, no hay armonía racial, las vidas indígenas y negras son vistas y tratadas como desechables, y los mestizos de la clase trabajadora son explotados.

A diferencia de los nacionalistas raciales y los activistas de la política de identidad que podrían pedir el desmantelamiento de la identidad latinx/mestiza para corregir esta situación, aquellos de nosotros que somos socialistas y antiimperialistas preferiríamos concentrarnos en desmantelar las estructuras materiales y políticas en sus cimientos. Intentar corregir las distorsiones en nuestras identidades raciales y culturales sin poder económico y político para superar las condiciones muy urgentes de pobreza extrema, explotación laboral y subyugación política es poner una curita sobre las heridas más profundas que existen. Un compromiso podría ser un movimiento simultáneo de desmantelamiento de nuestra identidad impuesta colonialmente, así como las estructuras materiales y políticas que son su base.

La sugerencia de Lazo y mitú, por otro lado, es que el Latinx blanco y de piel clara simplemente debe usar sus privilegios individuales basados ​​en el color de la piel para potenciar las voces de Latinx no blanco. Este enfoque en los tonos raciales es peligroso ya que toma un problema real, lo distorsiona y da paso a soluciones intrascendentes. Por ejemplo, una de las voces que Lazo sugiere que deberíamos promover es la de la fallecida cantante cubana Celia Cruz, basada simplemente en el hecho de que era una mujer negra. Cuando lo miramos a través de un análisis de clase, esto no tiene sentido ya que Cruz se convirtió en un símbolo voluntario para el capitalismo y el imperialismo de Estados Unidos, especialmente en contra del proyecto socialista cubano. Por el contrario, Fidel Castro, de ascendencia europea, es ampliamente visto por Latinx con sede en Estados Unidos como un “dictador” que oprimió al pueblo de esa isla. En esta falsa dicotomía, Celia Cruz debe ser defendida y empoderada simplemente porque ella era negra. Adicionalmente, piensan que un revolucionario blanco como Fidel debería usar su privilegio para empoderar a las personas negras y mestizos independientemente de sus principios políticos (o la falta de ellos).

Si bien reconocemos las desigualdades raciales dentro de la comunidad Latinx, el empoderamiento y la entrega de plataformas a las personas basadas simplemente en el color de su piel no corrige la situación, especialmente en los Estados Unidos. En todo los Estados Unidos, las personas negras y latinas a menudo se usan como peones para la agresión del gobierno contra nuestras comunidades, localmente y de regreso en la patria. Tomemos las otras personalidades promovidas por mitú y Lazo: Ritchie Torres y Alexandria Ocasio-Cortez, dos políticos liberales del partido demócrata que insisten en que debemos apoyar simplemente porque son latinos de color. Sin embargo, su política es todo menos progresista en el ámbito internacional, donde ambos han apoyado la agresión contra Venezuela y la soberanía de Palestina, convirtiéndolos en meros títeres del imperialismo estadounidense.

Las soluciones intrascendentes, los falsos profetas y la perspectiva política general que nos ofrecen los medios liberales latinx es una extensión de las agresiones supremacistas blancas. Llegamos a esta conclusión con confianza porque no ofrece ninguna herramienta real para combatir las raíces estructurales más profundas de las desigualdades racistas. En conclusión, es difícil darle a mitú el beneficio de la duda cuando todo su modelo de medios se basa en un intento obvio de asimilarnos a las ideas capitalistas liberales de la sociedad dominante estadounidense, envuelto en avances raciales y étnicos dentro de él.

Para ser claros, no tenemos la arrogancia o el dogmatismo para ofrecer la solución a una situación tan compleja. Sin embargo, sugerimos que los proyectos socialistas como se ve en Cuba, Venezuela y Bolivia, definitivamente valen la pena investigar y replicar, ya que han trabajado en términos que reducen las brechas raciales extremas que se han integrado en nuestra composición económica, política, social y cultural desde la era colonial.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: