El Asesinato de Jesús Santrich está Sacado del Libro de Jugadas de la CIA

Avatar

El 17 de mayo, Seuxis Pausias Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, uno de los dos líderes más destacados de las Farc, fue emboscado y asesinado en Venezuela por comandos enviados por el Estado colombiano.

Santrich era miembro de las Farc desde hacía tres décadas, tras ingresar en las Juventudes Comunistas de Colombia cuando tenía 13 años.

Aunque fue crucial para negociar el acuerdo de paz de 2016, que llevó a la mayoría de las Farc a convertirse en un partido político legal llamado Comunes, en 2019 Santrich decidió volver a movilizarse militarmente.

Bajo el nombre de Segunda Marquetalia, una facción importante, que incluía a cientos de otros veteranos significativos, entre ellos Iván Márquez — un amigo del fallecido Hugo Chávez que durante décadas ha sido miembro del máximo órgano de organización de las Farc, el secretariado de siete personas — volvió a la guerra.

La Segunda Marquetalia declaró que el acuerdo de paz había sido traicionado por el Estado colombiano y que la clase dirigente no estaba interesada en resolver las causas subyacentes de la guerra civil.

Santrich y sus compañeros argumentaron que no eran ellos los que disentían del acuerdo de paz, sino el Estado colombiano, al negarse a aplicar los términos negociados.

El imperialismo estadounidense no tardó en reconocer que Santrich representaba una amenaza real y que poseía unas cualidades de liderazgo extraordinarias.

Temiendo que jugara un papel crucial en la regeneración de la lucha armada, pusieron una recompensa de 10 millones de dólares (7,3 millones de libras) por su cabeza, una cantidad significativa que probablemente pretendía atraer al tipo de comandos mercenarios que tenían la tarea de secuestrar o asesinar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en 2020.

En el momento de su muerte, Santrich formaba parte de la dirección nacional de Segunda Marquetalia y era el líder del Partido Comunista Clandestino, encargado de organizar la estrategia urbana, asegurando las relaciones entre la lucha armada y el movimiento político legal.

Es probable que la decisión de asesinar ahora a Santrich — considerado por muchos como la figura revolucionaria más reconocible y carismática de Colombia — también se haya visto influida por los últimos acontecimientos políticos, concretamente por la presión sostenida de las manifestaciones antineoliberales que se están produciendo en más de 500 ciudades colombianas.

Tras semanas de terrorismo de Estado desatado contra manifestantes no violentos que comenzaron el 28 de abril con una movilización nacional organizada por el movimiento obrero, muchos colombianos se cuestionan la conveniencia y la utilidad de la movilización pacífica.

La liquidación de una figura revolucionaria prominente como Santrich estuvo probablemente influenciada por el deseo del Estado de enviar un mensaje a otros que consideren tomar las armas.

Pero este tipo de asesinatos no es nuevo.

Las invasiones transfronterizas secretas son hoy en día procedimientos militares comunes, especialmente para Colombia, Estados Unidos e Israel, que buscan beneficiarse de la negación plausible basada en el uso exitoso de operaciones de comando encubiertas.

Bajo la rúbrica de «guerra híbrida», los Estados nacionales emplean regularmente comandos altamente entrenados, a menudo contratistas militares privados mercenarios como apoderados, instruyéndolos para que operen en países extranjeros de forma encubierta, de modo que los funcionarios del Estado puedan alegar una «negación plausible» de las ofensivas militares y la violación del derecho internacional.

Como en el caso de Santrich, estas fuerzas a menudo no llevan uniformes militares oficiales con banderas o insignias de los Estados nacionales, pero esencialmente forman parte de los Estados que las envían y trabajan para ellos.

Después de invadir abiertamente el territorio ecuatoriano en 2008 para eliminar a Raúl Reyes, el segundo comandante de mayor rango de las Farc en ese momento, Colombia recibió la condena generalizada de la comunidad internacional, mientras Hugo Chávez ordenaba a los militares venezolanos que acudieran a la frontera y rompía los lazos políticos con lo que describió como el «Israel de América Latina», el Estado canalla número uno de América Latina y violador reiterado del derecho internacional.

Colombia aprendió de la saga de Ecuador que una invasión militar directa provoca consecuencias no deseadas y afecta gravemente a su posición internacional, lo que le obliga a aplicar una estrategia más encubierta para participar en actividades militares extranjeras agresivas.

El asesinato de Santrich en territorio venezolano también sigue las directrices militares para operaciones establecidas en informes secretos de la CIA.

El informe secreto, CIA Best Practices in Counterinsurgency, que fue filtrado por Wikileaks en 2014, aconseja que los asesinatos deben ser considerados en los casos de líderes políticos que poseen «una rara combinación de iniciativa, carisma, visión estratégica y habilidades de comunicación», una categoría en la que Santrich ciertamente encajaba.

Al hablar del dilema de cómo los territorios extranjeros pueden dificultar el asesinato de líderes, el informe de la CIA señala a continuación que «los ataques en santuarios previamente impenetrables pueden producir efectos desproporcionados, como la desmoralización de los líderes restantes».

Otro manual secreto de las Fuerzas Especiales de EE.UU. de 2003 desvelado por Wikileaks aboga, junto a la censura y la guerra psicológica, por las invasiones transfronterizas mediante el uso de apoderados y la acción encubierta, con «la intención de aislar a las fuerzas insurgentes de su apoyo externo, para incluir los santuarios externos», lo que proporciona la justificación estratégica para el objetivo de Santrich en un territorio extranjero como Venezuela.

Según testigos cercanos, Santrich fue emboscado con disparos y granadas cuando viajaba en camión.

A continuación, los comandos le cortaron el dedo meñique y se retiraron en un helicóptero rumbo a Colombia, mientras que el ministro de Defensa colombiano anunciaba que Santrich había sido asesinado por bandas criminales al azar, presentando así el tipo de información contradictoria que la guerra híbrida requiere para generar confusión y una negación plausible.

En realidad, el Estado colombiano tiene un historial bien establecido de utilización de apoderados en su guerra contra los movimientos de la clase trabajadora y de negación posterior de este hecho, quizás más que cualquier otro país en la historia.

Con el apoyo de la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos, así como de asesores militares israelíes, Colombia desarrolló una estrategia basada en el uso de fuerzas paramilitares como apoderados para lograr los objetivos de la contrainsurgencia, y luego amplió estas operaciones después de que la CIA estimara en la década de 1990 que las Farc habían ganado la iniciativa estratégica y estaban cerca de derrotar a las fuerzas armadas.

Aunque el asesinato de una de las figuras más carismáticas de las Farc es sin duda un revés, está lejos de ser un golpe mortal.

Al final, el éxito de la insurgencia en Colombia no se decidirá por la muerte de un líder, sino por si el movimiento puede seguir ganando y manteniendo el apoyo, así como adaptarse y perdurar frente al monopolio del Estado sobre el uso de la fuerza — incluyendo su disposición a utilizar trucos maquiavélicos y la guerra híbrida.

Con millones de personas que se enfrentan a la pobreza y la explotación extremas y con el Estado colombiano incapaz de abordar la crisis social y económica generalizada y sin querer hacerlo, por no mencionar el uso rutinario del terrorismo de Estado contra las manifestaciones pacíficas, podemos estar seguros del potencial duradero del movimiento revolucionario.

Un fantasma sigue persiguiendo a Colombia: el fantasma de las Farc.

Oliver Dodd es un investigador doctoral y periodista que cubre la guerra civil de Colombia y los procesos de paz. Se le puede seguir en Twitter @OliverCDodd.

Este artículo fue publicado originalmente por Morning Star. El artículo original puede verse aquí.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: