Venezuela: Titulares Recientes Revelan Hipocresía + Sueños de Cambio de Régimen en EE. UU.

Steve Lalla

POR STEVE LALLA

Mientras que el proceso político de Estados Unidos ha demostrado toda la solemnidad de un reality show de Hollywood, se siguen celebrando elecciones auténticas en otras naciones, donde los líderes electos intentan conducir a sus países a través del pantano de un imperio estadounidense en declive.

“Trump hizo más por la liberación de la humanidad del imperialismo occidental, debido a su crudeza, que cualquier otro líder estadounidense en la historia”, comentó el analista político Laith Marouf. “El último ejemplo fue cuando calificó las elecciones estadounidenses de fraude. Con eso hizo imposible socavar las elecciones en Venezuela ”.

Dentro de los EE. UU., Trump y el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, han empleado tácticas que los políticos, respaldados por EE. UU., han estado utilizando en suelo extranjero durante décadas: atacar los procesos democráticos, negarse a dejar el cargo, exhortar a las bandas de partidarios armados y gritar fraude. Mientras tanto, los medios estadounidenses, que se deleitan con la polarización de opiniones, han avivado las llamas, exponiendo al mundo los errores de Trump y su comitiva cómica. En el proceso, han desahogado sus ataques al proceso democrático de Venezuela. ¿Qué gritan los principales medios de comunicación sobre Venezuela? Aquí están los titulares:

  • “Pompeo de Estados Unidos dice que las elecciones venezolanas fueron una” farsa política “, decía un irónico artículo de Reuters el 7 de diciembre.
  • “Estados Unidos condena la elección de Venezuela como ‘charada'”, informó débilmente Voice of America el mismo día.
  • “La guía Venezolana para el robo de elecciones”, escribió el Wall Street Journal el 29 de noviembre, ocho días antes de que ocurrieran las elecciones.
  • “La fachada electoral de Venezuela ayuda a empujar a Juan Guaido fuera del escenario”, escribió Bloomberg el 7 de diciembre, refiriéndose a las elecciones parlamentarias de Venezuela como “teatro”.

Al igual que Trump en los EE. UU., estos medios no pudieron proporcionar ninguna sustancia a las acusaciones de fraude, fuera de la opinión de un puñado de miembros de la oposición que boicotearon las elecciones. Más de 90 partidos de oposición participaron en las elecciones parlamentarias de Venezuela el 6 de diciembre, ganadas cómodamente por la alianza PSUV/GPP formada en 2012 por Hugo Chávez. Algunas otras menciones honoríficas de la lista de éxitos:

  • “Los venezolanos votan en medio de acusaciones de fraude contra Nicolás Maduro”, informó la Canada CBC el 6 de diciembre, dando a entender que la posición de Maduro como jefe de estado estaba siendo impugnada.
  • “Maduro de Venezuela reclama la victoria en las elecciones boicoteadas”, informó CBC al día siguiente, junto con una foto de un Maduro jubiloso, repitiendo la afirmación inexacta. El Grupo de Lima liderado por Canadá, una coalición no acreditada de una docena de naciones en constante cambio, incluidos bastiones de la democracia como Colombia, Guatemala, Honduras, Paraguay y Perú, comprometidas con derrocar a Maduro.

A la ira de la maquinaria de propaganda estadounidense, las elecciones de Venezuela se desarrollaron sin protestas ni disturbios. No hay milicias armadas descendiendo sobre los centros de votación como vimos en Nevada y Arizona, no hay manifestantes armados que lleguen a las casas de los políticos como en Michigan exigiendo el fin del recuento de votos.

No, lo que sucedió en Venezuela sería un espectáculo para los ojos doloridos en “la mayor democracia del mundo”. Más de 200 observadores internacionales, incluido el Consejo Latinoamericano de Expertos Electorales (CEELA) y ex jefes de Estado de España, Ecuador y Bolivia, asistieron a las elecciones de Venezuela sin que se hayan reportado anomalías. La noticia más dramática fue que el presidente Maduro cambió su centro de votación en el último minuto por razones de seguridad, lo que no es descabellado considerando que Estados Unidos otorgó una recompensa de $15 millones por la vida de Maduro y el año pasado se revelaron planes frustrados para asesinarlo.

Los venezolanos han acudido a las urnas 26 veces en elecciones presidenciales, constitucionales y parlamentarias desde la primera elección de Hugo Chávez en 1998. Estados Unidos reconoció los resultados del referéndum constitucional de 2007 y las elecciones parlamentarias de 2015, las únicas dos veces que los Chavistas fueron derrotados electoralmente.

“Este año, sin embargo, hay otra capa de hipocresía en juego”, escribió Peter Bolton. “Porque al mismo tiempo que Estados Unidos denuncia una supuesta ruptura de la democracia en Venezuela como parte de una estrategia golpista transparente, la actual administración en Washington está intentando socavar el resultado de las elecciones presidenciales de su país”.

Trump, un ex presentador de televisión, tampoco ayudó en su caso cuando un miembro de su equipo legal afirmó a fines de noviembre que Chávez y una camarilla de comunistas habían manipulado, desde el más allá de la tumba, las recientes elecciones estadounidenses. Las ridículas afirmaciones fueron repetidas ampliamente por los principales medios de comunicación y recibidas con gran abandono en las redes sociales.

Los expertos de los medios también intentaron insinuar que la baja participación de votantes en Venezuela era un indicio de la disminución del apoyo chavista. Desafortunadamente, Rumania celebró elecciones parlamentarias el mismo día que Venezuela y registró una menor participación de votantes. Del mismo modo, la participación alcanzó un mínimo histórico en las elecciones parlamentarias de Jordania celebradas a principios de noviembre. El miedo a la pandemia jugó un papel evidente en todos los casos. En las elecciones parlamentarias de 2005 en Venezuela, la participación electoral fue sólo del 25 por ciento. Las elecciones al Congreso de Estados Unidos normalmente atraen a alrededor del 40 por ciento de los votantes a las urnas.

Los medios occidentales también trataron de exagerar la división entre venezolanos: “Las elecciones legislativas dejan a Venezuela en un punto muerto político”, informó ABC el 7 de diciembre. Desorientando deliberadamente a los lectores e informando lo contrario de los resultados reales que obtuvieron a los chavistas una fuerte mayoría en la asamblea de Venezuela por primera vez tiempo en cinco años. Esta mayoría permitirá al partido gobernante PSUV/GPP aprobar leyes de manera efectiva, superando el impasse en el parlamento, que se ha mantenido en desacato desde 2015.

La realidad es que debido al daño generalizado que ha causado a los venezolanos la política estadounidense de guerra económica, alentada por Juan Guaidó y la oposición más virulenta de Venezuela, su coalición perdió todo el apoyo que alguna vez tuvo entre los votantes. Guaidó y la coalición de partidos políticos G4 no representan a toda la oposición—ni mucho menos—pero son los más abiertos en su apoyo a las sanciones unilaterales, los bloqueos y la intervención militar estadounidense. Además, Guaidó y su séquito se apropiaron de miles de millones de dólares en activos venezolanos, lo que seguramente no ayudó a atraer a los votantes a su causa.

La guerra híbrida de Estados Unidos contra Venezuela consiste en ataques económicos, militares y mediáticos. El afán de los principales medios de comunicación por llamar la atención sobre las fallas de Trump en sus últimos días acentuó los profundos cismas en la hegemonía en colapso del imperio estadounidense.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: