El racismo de la clase obrera blanca no es ignorancia. Es cómo defienden su privilegio material.

Carlos Cruz Mosquera

POR CARLOS CRUZ MOSQUERA

Aquellos de nosotros familiarizados con las perspectivas socialistas occidentales hemos escuchado frases como “las élites capitalistas usan la raza para dividir a la clase trabajadora”. La premisa de este argumento es que el racismo es otro mecanismo para evitar que una clase trabajadora universal percibida se una para combatir el capitalismo. Este argumento se complementa con el rechazo del racismo como producto de la ignorancia y las opiniones nacionalistas superpuestas.

Pero, ¿qué pasa si tenemos en cuenta el privilegio material concreto de las personas blancas de la clase trabajadora bajo el capitalismo? ¿Podría argumentarse que el racismo de la clase trabajadora blanca es, de hecho, un mecanismo de defensa de sus privilegios bajo este sistema? Si este es el caso, tenemos que dejar de tratarlo como una enfermedad de la ignorancia que simplemente puede ser eliminada o, lo que es peor, que puede ser empujada debajo de la alfombra por el bien de la unidad de clase.

De ninguna manera estamos tratando de presentar esto como una nueva visión o una toma controversial tampoco. Los radicales negros y latinos lo han entendido durante cientos de años, incluso antes del esquema detallado por Carlos Marx del funcionamiento interno de este sistema.

En América Latina, existe una larga tradición que se remonta a la época colonial en la que los líderes negros, indígenas y mestizos lucharon contra los blancos de todas las clases a quienes vieron como un opresor. Túpac Katari, Bartolina Sisa, José Antonio Galán y Manuel Piar, entre otros, fueron líderes revolucionarios que entendieron los intereses materiales concretos que tienen los blancos de todas las clases en este sistema colonial capitalista.

José Carlos Mariátegui, el gran pensador y activista comunista latinoamericano, lo tenía claro en la década de 1920, cuando describió a sectores de la clase obrera europea como beneficiarios del sistema capitalista global. Ernesto “Che” Guevara, un estudiante revolucionario de Mariátegui, también elaboró ​​sobre este punto cuando le recordó al movimiento obrero europeo que sus avances fueron posibles debido a la continua opresión de sus colonias y las políticas imperialistas. De hecho, el movimiento comunista del Tercer Mundo, que el movimiento socialista y comunista occidental dominante denomina convenientemente “revisionistas”, tiene sus raíces en estas contribuciones teóricas de los intelectuales revolucionarios latinoamericanos.

Si el análisis revolucionario y las experiencias de los revolucionarios no blancos no son lo suficientemente convincentes, entonces podemos señalar a los mismos Marx y Federico Engels, quienes describieron una capa de trabajadores privilegiados en las naciones occidentales altamente industrializadas. Por supuesto, en el momento en que escribían se referían a una sección particular de la clase obrera en naciones imperialistas como Inglaterra, que vieron como pacificadora del movimiento obrero en su conjunto. Estaban demasiado invertidos en el capitalismo colonial para interesarse en la revolución.

Si Marx y Engels hubieran sido testigos de los beneficios materiales generalizados que se extendieron a los trabajadores en todo Occidente a lo largo del siglo XX gracias a las políticas imperialistas, sin duda habrían llegado a la misma conclusión que los revolucionarios latinoamericanos y los comunistas del Tercer Mundo. Además, el trabajo reciente de autores occidentales, en particular Zak Cope y Torkil Lauesen, continúa este hilo de privilegio material generalizado que impide que la clase trabajadora blanca y occidental adopte un enfoque revolucionario para el desmantelamiento del capitalismo-imperialismo y en su lugar lo defienda de sus enemigos.

Para concluir, el comportamiento racista continuo e intenso en los Estados Unidos y en todo el mundo occidental no se debe a actitudes o pensamientos equivocados. También es engañoso explicarlo como una estrategia de la élite capitalista para dividir a la clase trabajadora. El racismo blanco no es una mera actitud, pensamiento o estrategia. La función concreta del racismo blanco es defender las ganancias tanto de las élites capitalistas como de las masas occidentales, incluidas grandes partes de su clase trabajadora, que se han convertido en beneficiarios voluntarios del parasitismo colonial del sistema.

Solo cuando nosotros, como diáspora, comprendamos que necesitamos eliminar los fundamentos materiales de la injusticia racial, estaremos en condiciones de unirnos a las filas de los movimientos revolucionarios que lideran la carga del Sur Global. Sería beneficioso para el movimiento socialista blanco y occidental traicionar sus privilegios de raza y clase y unirse a nosotros, ya que esta es la forma más segura de acelerar el desmantelamiento de este sistema parasitario.

1 Comment
  1. […] El racismo de la clase obrera blanca no es ignorancia. Es cómo defienden su privilegio material. […]

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: