Reaccionarios, vendidos y oportunistas: Lecciones de las protestas contra la policía

Nicholas Ayala

POR NICHOLAS AYALA

Estas últimas dos semanas de levantamientos han expuesto el mal del estado, pero también han demostrado que hay muchos entre nosotros que están usando este momento para promover sus propios intereses o popularidad. Comprender las tácticas de los infiltrados de la clase dominante, los vendidos, los reaccionarios y los oportunistas es crucial para garantizar que los movimientos futuros no sean infiltrados, cooptados y destruidos, como hemos visto tantas veces en todo el mundo.

Una de las primeras tácticas utilizadas para pacificar el movimiento fue el intento de humanizar a la policía. Esto fue hecho no solo por los principales medios de comunicación o la clase capitalista directamente, sino por algunos de los “organizadores” y “activistas” mismos. Los intentos de persuadir, caminar, arrodillarse o cualquier otra acción comprensiva o muestra de colaboración de clase con el enemigo, el estado, humaniza a la policía. Estos policías han procedido a golpear y disparar a los mismos manifestantes con los que marcharon y se arrodillaron. También están renunciando sus trabajos en solidaridad con sus compañeros asesinos. ¿Qué se ha logrado humanizando a la policía? Proporciona al estado una cobertura positiva y empuja la narrativa de que solo algunos policías son malos. Es un intento de confundir a las masas y ofuscar quién es el verdadero enemigo.

Un argumento a menudo hecho por los liberales pacifistas es que los disturbios, la violencia y el saqueo fueron hechos por individuos blancos al azar que son policías que se infiltran en las protestas o personas que quieren usar el levantamiento para sus propios deseos violentos. Lo que no se da cuenta cuando hacen este argumento es que es una postura reaccionaria, ya que niega la ira legítima entre los negros y latinos en los Estados Unidos. No hay duda de que la policía, el FBI y otros funcionarios de inteligencia se infiltran en nuestros movimientos, como siempre lo han hecho. Sin embargo, esto no quita el hecho de que hay una guerra en curso en este país contra los negros y latinos. La gente está atacando al estado y los negocios porque ambos usan la policía para empobrecer, encarcelar y asesinar a millones de nosotros cada año. En una sociedad que se aprovecha de tu destrucción, los disturbios no son más que una reacción defensiva. Al decir que los disturbios son causados ​​solo por niños blancos, deslegitiman la ira justificada contra el gobierno.

Aquellos activistas y organizadores que creen que la estrategia número uno para resolver el problema es votar, presumiblemente para los demócratas, también están debilitando el movimiento. En solo un par de semanas de protestas y disturbios, hemos visto numerosas reformas en todo el país. El estado se sintió obligado a hacer estas reformas debido a la mayor presión del pueblo. Cuando Barack Obama era presidente, la policía mataba a cientos de personas cada año. Sin embargo, sólo aprobó reforma policial después del levantamiento de Ferguson de 2014 y la revuelta de Baltimore de 2015. Recientemente, el actual presidente Donald Trump hizo lo mismo con el proyecto de ley de reforma que aprobó en respuesta a las semanas de protestas y disturbios. Obviamente, no esperamos que estas reformas logren mucho, ya que es ridículo pensar que la clase dominante renunciaría voluntariamente a su monopolio sobre la violencia. Sin la violencia de la policía, la clase dominante no podría defender sus intereses de las masas, a quienes explotan y oprimen. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que votar por Obama o por Trump no provocó de inmediato estas reformas. Más bien, ambos tuvieron que tener sus manos forzadas por las masas.

Durante momentos críticos como estos, es importante ser extremadamente cauteloso en quién confiamos para que nos guíe. Necesitamos estar listos para ayudar de cualquier manera que podamos, pero debemos hacerlo de una manera que garantice que estamos contribuyendo al progreso del movimiento y no a su destrucción, cooptación o pacificación. Necesitamos estar atentos a los llamados “organizadores” como DeVante Hill, que no defienden nada y trabajan para ganarse a los blancos para que puedan obtener ganancias y ganar popularidad. Necesitamos expulsar a esos activistas policiales que les gusta hacerse pasar por revolucionarios un segundo y luego sonreír y estar con los policías al siguiente. Y debemos ser críticos con nuestras organizaciones y líderes, de modo que no tengamos líderes que declaren abiertamente que “testificarán” contra aquellos que incitan a la violencia o destruyen propiedades, como los vendidos del capítulo de Black Lives Matter en Salt Lake City, Utah. Estos son solo algunos ejemplos de cómo nuestros movimientos se ven obstaculizados por oportunistas y reaccionarios. Sin embargo, si reconocemos y educamos a los demás sobre las numerosas formas en que somos atacados tanto desde afuera como desde dentro de nuestro movimiento, podemos volvernos más fuertes, más organizados y solidificados.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: