Lecciones de la guerra imperialista: Siria y Venezuela

Nicholas Ayala

BY NICHOLAS AYALA

Recientemente, un memorando interno filtrado de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, OPCW, demostró que el ataque con armas químicas que el Occidente afirmó fue llevado a cabo por el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad en Douma en abril de 2018, de hecho, no era cierto.

La evidencia demostró que era imposible para el gobierno de Assad haber lanzado armas químicas a Douma desde un avión, sino que las armas químicas se colocaron allí. Resulta que este supuesto ataque, como todas las afirmaciones anteriores de ataques con armas químicas, fue una falsa bandera coordinada por las potencias imperialistas para presentar a Assad como un dictador. Mientras Estados Unidos considera preparar otra afirmación falsa de que Assad llevará a cabo un ataque con armas químicas, no olvidemos las numerosas otras falsas banderas y declaraciones hechas no solo en Siria, sino en todas las guerras de agresión imperialistas, incluso la guerra contra Venezuela.

Los continuos ataques contra Siria que se remontan a 2011 deberían enseñarnos una lección sobre los intentos de golpe y las agresiones imperialistas en las naciones latinoamericanas. En abril de este año, el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, se reunió con Assad en Siria para discutir los ataques en curso desde el imperio de los Estados Unidos que ambas naciones estaban combatiendo. No debemos pasar por alto la solidaridad entre naciones aquí en el núcleo del Imperio o en cualquier parte del mundo. Para combatir el sistema imperialista global debemos construir un movimiento transnacional liderado por sus sobrevivientes. Las masas de personas que luchan juntas vencerán el poder de los pocos estados explotadores y los imperialistas internos.

Antes de la guerra, Siria hizo grandes avances, especialmente en el cuidado de la salud. En unos 30 años, la esperanza de vida de Siria aumentó de 56 a 73; la mortalidad infantil disminuyó drásticamente; la mortalidad materna se redujo dramáticamente; y el acceso a la atención médica se amplió considerablemente en las regiones rurales del país. Lo que aprendemos de Siria es una lección que se aprende a menudo de las guerras de agresión imperialistas: el imperio hará lo que sea necesario, cometerá cualquier atrocidad que quiera, para asegurar su victoria. La guerra imperialista en Siria ha provocado más de 400,000 víctimas, 13.5 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria, seis millones de refugiados desplazados internos y cinco millones de refugiados fuera de Siria, según los informes de la ONU.

Decenas de miles en Damasco, Siria, participan en una manifestación antiimperialista y en apoyo a Assad. | Fuente: Associated Press

Los llamados “rebeldes” — que los gobiernos occidentales y sus medios de comunicación imperialistas como CNN, BBC y Sky News denominan “luchadores por la libertad” — son grupos como al-Nusra, también conocido como al-Qaeda. Ahora se han rebautizado como Hayat Tahrir al-Sham. Estos grupos han destruido el progreso realizado por el Partido Baath Socialista Árabe de Assad. Están directamente vinculados a los gobiernos occidentales, ya que las fuerzas sirias y rusas encontraron grandes cantidades de armas occidentales en escondites terroristas en el este y el oeste de Siria. Algunos estados occidentales como los EE. UU.y el Reino Unido han ido tan lejos como insertar sus propios agentes especiales en las regiones controladas por los terroristas en el este de Siria para combatir al Ejército Árabe Sirio que intenta liberar sus tierras de estos asesinos. Los ataques aéreos del Occidente imperialista rara vez apuntan a estos grupos terroristas, en lugar de infligir daño a los soldados sirios que intentan rescatar a las personas que sufren la ocupación de los apoderados terroristas occidentales.

Las fuerzas terroristas de Occidente han reemplazado el progreso logrado por el gobierno de Siria con decapitaciones, esclavitud forzada, genocidio, secuestros, asesinatos y muchas otras atrocidades. Trabajan con otros grupos de poder imperialistas como los Cascos Blancos, que han recibido innumerables elogios en la sociedad imperialista occidental por ayudar a los combatientes de Al Qaeda. Los Cascos Blancos son cómplices en el tráfico de órganos, actúan como francotiradores de al-Qaeda, roban a civiles y organizan ataques químicos para los medios de propaganda occidentales, según un panel de la ONU que expuso sus delitos a la comunidad internacional. Periodistas como Vanessa Beeley y Eva Bartlett, junto con muchos otros, denunciaron hace mucho tiempo a estos grupos por los males que cometen.

A pesar de las entrevistas, las pruebas, las fotografías y muchos otros relatos de estas atrocidades, todavía hay liberales, conservadores, anarquistas y los llamados “socialistas” que repiten las mentiras de los medios occidentales. Todavía creen que Assad es un dictador, a pesar del hecho de que fue elegido democráticamente en junio de 2014 con el 88 por ciento de los votos, en una elección en la que hubo un 73 por ciento de votantes. ¿Suena familiar? En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro fue elegido con más del 60 por ciento de los votos, sin embargo, los medios occidentales ignoran o mienten abiertamente sobre estas elecciones. La oposición venezolana actúa como los terroristas en Siria. Asesinan a su propia gente, queman a los chavistas, amenazan a las familias, roban a la gente y escenifican propaganda falsa para los medios de comunicación de Occidente.

Algunos piensan que pueden apoyar a los apoderados terroristas imperialistas en Siria, mientras reclaman defender a Venezuela de la agresión de los Estados Unidos. Sin embargo, apoyar al imperialismo en una parte del mundo es apoyar al imperialismo en todas partes. Debido a que el imperialismo es un sistema que conecta el mundo al obligar a todas las economías en desarrollo a hacer negocios con el núcleo imperialista, no puede haber división entre las luchas en una región de la otra.

Los venezolanos se unen en solidaridad con el presidente sirio Bashar al-Assad y el Partido Baasista Socialista Árabe en Caracas, Venezuela. | Fuente: VTV

A medida que las fuerzas sirias y rusas avanzan en algunos de los últimos baluartes terroristas, es importante tener en cuenta las palabras de Fidel Castro en la Segunda Declaración de La Habana: “Ninguna nación en América Latina es débil porque cada uno forma parte de una familia de 200 millones de hermanos. Los que sufren las mismas miserias, los mismos sentimientos, el mismo enemigo, el sueño de un futuro mejor y la solidaridad de todos los hombres y mujeres honestos de todo el mundo”.

Lo mismo podría decirse de las naciones de todo el mundo. Los estados que sufren ataques imperialistas por parte de enemigos que utilizan el poder político, militar y económico de las naciones explotadoras imperialistas de Occidente tienen luchas interconectadas. Las naciones del Sur Global nunca serán débiles cuando la solidaridad entre los miles de millones que sufren el imperialismo se unan para luchar por la libertad y la igualdad frente a la explotación capitalista. Debemos aprender de estas luchas que la solidaridad internacional para resistir al imperialismo global es la clave para derrotar a los enemigos burgueses.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: