Libertad Palestina y América Latina

Nicholas Ayala

BY NICHOLAS AYALA

Con la reciente celebración del Día Internacional de Quds — un día de apoyo a Palestina y oposición a la ocupación israelí de Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania — deberíamos tomarnos un tiempo para examinar la unión entre las luchas por la liberación de Palestina y América Latina del régimen sionista de Israel.

Los manifestantes de solidaridad con palestina en Irán marchan contra la opresión israelí. | Fuente: Associated Press

El sionismo es una ideología imperialista, chovinista y antisemita utilizada para justificar la existencia del estado israelí y la opresión violenta del pueblo palestino. Es imperialista en su violenta ocupación de las tierras palestinas y su explotación de los palestinos. Es chovinista a través de sus leyes de apartheid que prohíben a los Palestinos tener derechos políticos y sociales y en el nacionalismo agresivo que inculca en su población. Finalmente, es antisemita, a pesar de las afirmaciones sionistas de que las críticas al estado israelí son antisemitas, porque reprime violentamente a los judíos ortodoxos que protestan contra los proyectos de ley militares y restringe la inmigración de judíos africanos al país, lo que también destaca su tendencias racistas de supremacía blanca.

Israel aumentó gravemente su horrorosa represión contra los Palestinos después del conflicto instigado por Israel en 2014. Hoy en día, los habitantes de Gaza carecen de acceso a agua y electricidad a medida que continúan recuperándose de los daños a la infraestructura causados ​​por Israel, mientras sufren uno de los bloqueos más restrictivos del mundo. Un informe de los EE.UU indica que dos millones de Palestinos viven con solo cuatro horas de electricidad al día en Gaza. En Cisjordania, el consumo medio de agua es de 73 litros, mientras que el promedio de Israel es de 240 litros de acuerdo con un estudio del 2010. El bloqueo israelí de Gaza — como los bloqueos imperialistas de Cuba, Venezuela, Irán y la República Popular Democrática de Corea, RPDC — excluye al pueblo palestino de los medicamentos esenciales y los suministros de alimentos necesarios para su supervivencia. Este bloqueo es una forma inhumana de matar de hambre a las personas que se encuentran en una situación ya grave. Todo esto se suma al hecho de que las fuerzas terroristas de Israel, las FDI, cometen asesinatos diarios, secuestros y reubicaciones forzadas de niños, médicos, manifestantes desarmados, periodistas y activistas.

Las fuerzas israelíes detienen a un niño palestino en la ciudad cisjordana de Hebrón. | Fuente: Al Araby

La opresión del pueblo palestino está íntimamente ligada a la opresión que enfrentan los campesinos, trabajadores, indígenas, negros, mujeres y otros grupos marginados en América Latina. Esto es cierto porque Israel exporta sus tácticas militaristas violentas, armas, soldados fascistas e ideología a las élites latinoamericanas y sus regímenes. Israel tiene una larga historia de ayudar a los regímenes más brutales en la historia de nuestra región.

Las relaciones entre Israel y América Latina se remontan a la década de 1960, una época en la que muchos de nuestros países vieron una represión brutal de los regímenes dictatoriales, los golpes de estado y las guerras civiles. Israel suministró armas a algunos de los peores regímenes: la junta militar en Argentina, que compró el 95 por ciento de sus armas a Israel en los años 70 y 80; El Salvador que compró el 92 por ciento de 1972-79; y Honduras, que compró el 81 por ciento de 1972-81.

En Ecuador, Israel fue un gran partidario de los dictadores opresivos y las juntas militares que duraron entre los años 60 y 80. El gobierno ecuatoriano envió a su juventud en el ejército a ser entrenada en Israel para reprimir a los activistas. Durante la junta militar en la década de 1970, que reprimió masivamente a activistas indígenas y de izquierda, Israel vendió $200 millones en armas a Ecuador, además de proporcionar entrenamiento militar y asesores.

En Guatemala, durante el régimen dictatorial de Fernando Romeo Lucas García en 1978, que fue acusado de violaciones masivas de derechos humanos, Israel proporcionó decenas de miles de rifles a los militares del régimen. En la década de 1980, Israel proporcionó a Guatemala asesores militares que ayudaron al ejército a asesinar a miles de activistas indígenas y de izquierda. El golpe de Estado de 1982 en Guatemala, que puso a Efraín Ríos Montt en el poder y provocó el asesinato de más de 10,000 indígenas, fue ayudado por asesores militares israelíes, armas y fondos.

El ejército guatemalteco en su primera aparición pública después de su golpe de estado en marzo de 1982. | Fuente: The National Security Archive

Chile vio el violento derrocamiento del presidente electo democráticamente Salvador Allende por el dictador fascista Augusto Pinochet en 1973. Cuando Pinochet tomó el poder, Israel se convirtió en uno de los principales proveedores de armas para el régimen brutal. Israel también comenzó a establecer relaciones estrechas con el ejército chileno a pesar de sus tácticas inhumanas para reprimir a los activistas. Israel se acercó especialmente a la Fuerza Aérea de Chile, cuya táctica conocida era desaparecer a las personas al arrojarlas de los aviones al Océano Pacífico.

Empresas israelíes como Rafael también son cómplices de esta represión. Rafael es una corporación israelí que fabrica diferentes tipos de armas, especializada en misiles. A principios de la década de 2000, Rafael firmó un acuerdo con el opresivo gobierno de derecha de Colombia para enviar vehículos militares por valor de $65 millones. Más recientemente, Israel comenzó a suministrar a las naciones latinoamericanas no solo armas, sino también aviones no tripulados, que pueden actuar como armas o herramientas de vigilancia.

Honduras, Ecuador, Perú, México, Colombia y Chile son todos los estados que han comprado drones israelíes para fortalecer su estado de seguridad a través de la vigilancia y supresión de los movimientos populares. En Colombia, estos aviones no tripulados se utilizaron contra los movimientos campesinos para espiar y aterrorizar a la gente. Las compañías privadas israelíes también han desempeñado un papel importante en América Latina, proporcionando mercenarios, armas y escuadrones de la muerte para reprimir a las guerrillas en El Salvador y ayudar a los Contras en Nicaragua, quienes se involucraron en torturas y ejecuciones extrajudiciales en un intento por poner fin a los avances socialistas de los Sandinistas.

Este mayo, Israel anunció que enviaría 1,000 soldados a Honduras para entrenar a los militares y la policía para proteger la frontera. Una mirada a los horribles asesinatos perpetrados en las fronteras entre Israel y Palestina cometidos por las FDI ,y los colonos israelíes, obliga que uno se muestre especialmente cauteloso con esta iniciativa que busca importar las mismas tácticas asesinas de Israel a Honduras. Israel ya ha desempeñado un papel importante en la intervención en Honduras ya que hay importantes afirmaciones de que el régimen del apartheid tuvo un papel en el golpe de 2009 que derrocó al presidente elegido democráticamente, Manuel Zelaya.

La manifestación de la oposición venezolana rinde homenaje al Estado israelí. | Fuente: teleSUR

Varias personas y compañías israelíes estuvieron implicadas en el golpe. Un ejemplo fue David Mirza, quien anteriormente dirigió la Academia de Seguridad Internacional, que entrenó a las fuerzas de seguridad. Se informó que Mirza estaba en Honduras justo antes del golpe, lo que sugiere que él y sus tácticas de seguridad influyeron en las tácticas de los militares en el golpe y en la represión de la población después. En 2016, Juan Orlando Hernández, quien asumió el control en Honduras después del golpe, firmó un acuerdo militar con Israel aceptando armas, financiamiento y entrenamiento del estado fascista a lo largo del tiempo. Las tropas que ingresan a la nación ahora son solo una parte de este acuerdo militar en curso.

La historia nos muestra que la ideología sionista de Israel, que consiste en hiper-militarismo e imperialismo, se ha extendido a América Latina. El estado israelí fue y sigue siendo fundamental para los regímenes de derecha represivos en América Latina que dependen de las armas y los asesores militares israelíes para sostener a sus militares fascistas. La alianza de la elite en América Latina y la colonia fascista de colonos de Israel hace que la liberación de Palestina y la lucha por la liberación de la explotación en América Latina sea una lucha interconectada. La ideología imperialista del sionismo se infiltra en la elite capitalista opresiva de América Latina. Podríamos ver esta alianza a través de la similitud en las tácticas represivas en América Latina, que incluyen tortura, asesinatos indiscriminados, arrestos injustificados y el desplazamiento de indígenas, negros, campesinos y trabajadores.

A pesar de los muchos regímenes dictatoriales que tienen una relación cercana con los fascistas en Israel, tres estados latinoamericanos resisten la influencia israelí y se niegan a reconocer al estado israelí. Esos estados son Venezuela, Bolivia y Cuba. Desde la revolución cubana en 1959, los cubanos, bajo el liderazgo de Fidel Fidel Castro, han mostrado una gran solidaridad con los palestinos, llegando incluso a entrenar a los camaradas palestinos en su lucha contra los ocupantes sionistas. En 2015, Venezuela fue sede del primer Congreso Latinoamericano de la Campaña Mundial para el Retorno a Palestina, abogando por el derecho de los palestinos a regresar a su tierra ahora ocupada por Israel.

El expresidente venezolano, Hugo Chávez, dijo una vez: “Un día, el estado genocida de Israel se pondrá en su lugar y esperemos que surja allí un verdadero estado democrático con el que podamos compartir un camino e ideas”. Poner a Israel en su lugar y establecer este estado justo y libre, debemos reconocer las condiciones históricas y materiales que unen las luchas de Palestina y América Latina. A través de la solidaridad y la resistencia internacionales, las luchas de los trabajadores, campesinos e indígenas en América Latina — junto con nuestras hermanas y hermanos que luchan por su libertad en la Palestina ocupada — vencerán al sionismo y aplastarán al estado fascista israelí, junto con sus aliados imperialistas.

Para obtener más información sobre los vínculos entre América Latina e Israel, consulte el Movimiento BDS en América Latina.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: