Sangre en sus manos: Las políticas pandémicas de los Estados Unidos matan a los más necesitados de América Latina

Steve Lalla

POR STEVE LALLA

Mientras la política de salud de los Estados Unidos ha resultado en la muerte de cientos de miles de personas vulnerables, su pequeña némesis Cuba encuentra su sistema de salud bajo continuos ataques. Ningún país tiene más médicos per cápita que Cuba, y son reconocidos por su “diplomacia médica”, mediante la cual miles de médicos cubanos refuerzan los sistemas de atención médica en los países más pobres del mundo. A lo largo de la pandemia, las políticas estadounidenses han impedido que Cuba ayude a quienes se encuentran en peligro.

Cuando el ébola azotó África Occidental en 2014, provocando más de 10,000 muertes, los médicos cubanos lideraron los esfuerzos internacionales que erradicaron el brote. Más de 400 médicos voluntarios de Cuba fueron a Sierra Leona, Liberia y Guinea Ecuatorial con gran riesgo personal. El ébola es increíblemente peligroso: la tasa de mortalidad de los infectados es de alrededor del 50 por ciento y no hay vacuna. El voluntario cubano Dr. Félix Sarria Báez contrajo el ébola, lo venció y regresó a Sierra Leona. “El ébola es un desafío que debo luchar hasta el final aquí”, dijo a la Organización Mundial de la Salud en 2015, “para evitar que se propague al resto del mundo”.

Los sacrificios de los médicos cubanos no fueron nada nuevo: durante sesenta años, Cuba ha enviado personal médico al frente en países necesitados. Ciento sesenta y cuatro países se han beneficiado de la ayuda de más de 400,000 médicos cubanos desde 1960. En la mayoría de los casos, Cuba proporcionó asistencia médica de forma gratuita.

Cuba ha emprendido una de las campañas más exitosas del mundo contra la pandemia de COVID-19. Ciento veintinueve cubanos han muerto a causa del nuevo coronavirus, una tasa de mortalidad que es una sexagésima parte de la de Estados Unidos, cuyo presupuesto anual de atención médica de 1.2 billones de dólares es más de diez veces el producto interno bruto total de la pequeña isla socialista. A diferencia de los ciudadanos de los Estados Unidos, todos los cubanos tienen atención médica gratuita.

Cuando Donald Trump llegó al poder en 2017, incrementó los ataques contra Cuba, ya blanco de la agresión estadounidense desde la revolución de 1959 dirigida por Fidel Castro. Después del fracaso de la invasión militar de Bahía de Cochinos de 1961, los Estados Unidos recurrió a los ataques económicos. Los bloqueos y sanciones resultantes han tenido ramificaciones generalizadas para las poblaciones vulnerables en América Latina durante la pandemia de COVID-19.

En Brasil, el aliado de Trump, Jair Bolsonaro, ganó la presidencia en 2018 y atacó rápidamente a los médicos cubanos en Brasil. Bolsonaro dijo que los médicos representaban “trabajo esclavo” y afirmó que no eran médicos certificados, aunque las escuelas de medicina cubanas tienen una excelente reputación. De hecho, los graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba, conocida como ELAM, producen médicos certificados para más de 100 países, incluido los Estados Unidos. Como resultado de la suspensión de Brasil del acuerdo médico cubano-brasileño, Cuba retiró a sus 8,500 médicos de Brasil, dejando a unos 29 millones de brasileños sin acceso a la atención médica. “Para los pobres, será una pérdida irreparable”, lamentó la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Sin la ayuda médica cubana, la respuesta de Brasil al COVID-19 ha sido lamentable: más de 160,000 brasileños han muerto, una tasa casi 70 veces mayor que la de Cuba. Muchas vidas se habrían salvado con la experiencia de Cuba.

Bolivia ha visto una buena cantidad de cobertura de noticias recientemente, después de que el nuevo presidente Luis Arce asumió el cargo el 8 de noviembre de 2020. Cuando el ex presidente Evo Morales fue depuesto por los militares en noviembre pasado y Jeanine Áñez se declaró presidenta, una de sus primeras órdenes fue expulsar a los médicos cubanos, alegando que eran “falsos médicos” y acusándolos de fomentar protestas pidiendo el regreso de Morales. Una semana después de que Áñez tomó el poder, los 228 médicos cubanos regresaron a casa. Luego vino el nuevo coronavirus con consecuencias devastadoras: la tasa de mortalidad de Bolivia ha sido casi la misma que la de Brasil aunque, en el caso de Bolivia, el daño puede mitigarse ahora que Arce ha asumido el cargo, ya que podemos asumir que su mandato socialista acogerá el regreso del personal médico cubano. Sin embargo, se ha hecho un daño irreparable: Bolivia ha perdido más de 8,500 ciudadanos en un país de sólo once millones de habitantes.

La situación de Ecuador es muy parecida. Cuando Lenín Moreno llegó al poder en 2017, incumplió sus promesas de campaña y adoptó una agenda neoliberal. Moreno desalojó a Julian Assange del asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, aprobó un préstamo del FMI con medidas de austeridad, lo que resultó en protestas masivas y prolongadas, y puso fin al acuerdo de Ecuador con los médicos cubanos. Los resultados han sido catastróficos: la tasa de mortalidad de Ecuador es similar a la de Brasil, los hospitales y las morgues alcanzaron rápidamente su capacidad durante las primeras fases de la pandemia y las noticias internacionales transmitieron escenas trágicas de cuerpos abandonados en las calles.

Incidentalmente, los ex presidentes de estos tres países también fueron blanco de la estrategia emergente del uso de acciones legales espurias con fines políticos, empleada contra líderes socialistas o de izquierda cuyos mandatos contrarrestan las políticas neoliberales que privatizaron la salud y servicios de atención, entre otras características.

Los políticos estadounidenses han acusado a los programas médicos cubanos de participar en todo, desde la trata de personas, el trabajo esclavo y la propaganda comunista. Rechazaron la entrada a los médicos cubanos a raíz del huracán Katrina, que causó casi 1,800 muertes, y continúan negándose a recibir ayuda mientras el COVID-19 asola el país. Canadá también prohibió la entrada de médicos cubanos para responder a las solicitudes de los grupos de las Primeras Naciones que luchan contra el COVID-19.

Incluso si las misiones médicas cubanas fueran completamente propagandísticas, ¿no sería esta una forma beneficiosa de propaganda internacional? Es difícil encontrar el aspecto insidioso de brindar asistencia médica a quienes la necesitan. En este sentido, los esfuerzos de Cuba contrastan marcadamente con los de los Estados Unidos y organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial, que brindan “ayuda” en forma de préstamos, bajo condiciones que exigen la privatización de los sistemas de salud, lo que resulta en calamitosas muertes para las naciones receptoras.

“El deseo de sentirse útil, de sentir que salvó una vida”, respondió el Dr. Juan Jesús Ruiz de Cuba cuando se le preguntó por qué se ofrecía como voluntario para misiones médicas. “Siempre que pienso que probablemente no me pagan mucho, no me quejo, recuerdo los rostros de las personas que se salvaron”.

La “diplomacia médica” de Cuba debe ser reconocida y aplaudida por la comunidad internacional. En cambio, bajo la presión de la mayor potencia militar del mundo, los políticos de las Américas se han sentido intimidados para sacrificar las vidas de los más vulnerables, mientras que los titulares están llenos de historias sobre dos candidatos presidenciales d los Estados Unidos, quienes prometen continuar con las sanciones y los ataques contra los programas médicos altruistas de Cuba.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: