Por qué las elecciones de 2020 en Bolivia son un punto de inflexión para América Latina

Steve Lalla

POR STEVE LALLA

Ha pasado casi un año desde que el presidente boliviano Evo Morales fue obligado a dejar el cargo por el ejército boliviano luego de la publicación de los resultados electorales. Jeanine Áñez y su círculo de partidarios, que encajan en algún lugar del espectro político entre el conservadurismo de derecha y el fascismo cristiano, usurparon la presidencia en noviembre de 2019, prometiendo organizar elecciones lo antes posible. Después de numerosos retrasos causados ​​por la pandemia y meses de maniobras de los partidos políticos, estamos esencialmente de regreso a donde estábamos en octubre de 2019: el partido Movimiento al Socialismo de Evo, MAS-IPSP, ahora dirigido por Luis Arce, está listo para ganar fácilmente la elección.

Mientras tanto, Áñez se apresuró a revertir la postura de Bolivia sobre los asuntos internacionales que son parte integral del fortalecimiento de América Latina, y rápidamente a revertir los beneficios para los bolivianos derivados de la nacionalización de los recursos públicos y los programas sociales priorizados por MAS-IPSP. Bolivia se retiró rápidamente de ALBA (la Alternativa Bolivariana para las Américas) y UNASUR (la Unión de Naciones Suramericanas), expulsó a cientos de médicos cubanos del país, reconoció la falsa presidencia de Juan Guaidó en Venezuela, respaldado por Estados Unidos, y se unió al Grupo de Lima para trabajar por la destitución del presidente Nicolás Maduro. La destitución de Evo también ha sido ampliamente condenada como un “golpe de litio”, y el exministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, advirtió incluso antes del golpe que los candidatos de la oposición privatizaron la empresa estatal de gas del país, YPFB. Mientras desmantelaba el socialismo, el gobierno golpista retrasó estas elecciones todo lo que pudo, reprogramándolas inicialmente para mayo de 2020, luego para septiembre y finalmente para el 18 de octubre de 2020.

La Organización de Estados Americanos, OEA, aparentemente encargada de monitorear las elecciones aunque tiene su sede en Washington, D.C., ha sido duramente criticada por sus infundadas acusaciones de fraude en el proceso electoral de 2019. Las encuestas actuales, incluso las promulgadas por organizaciones de derecha, indican que MAS-IPSP tiene una fuerte mayoría similar a la de 2019. Parece que MAS-IPSP alcanzará la victoria en la primera vuelta de las elecciones de esta semana en Bolivia.

Si el resultado ya está decidido, ¿por qué es tan importante esta elección? Es fundamental porque los líderes socialistas y sus partidos políticos han sido brutalmente reprimidos en la región durante casi 200 años, de acuerdo con la Doctrina Monroe de los Estados Unidos, la política rectora que trata a América Latina como su patio trasero. En consecuencia, la mano de obra y los recursos naturales de los países latinoamericanos son explotados por el capital de una manera que beneficie a las empresas y transnacionales estadounidenses, despojando a las naciones de su riqueza, su soberanía y su capacidad para implementar programas sociales que contrarresten la pobreza resultante de esta política inequitativa.

Aunque la estructura política de muchos países denominados “democráticos” (como los Estados Unidos) impide el surgimiento de partidos socialistas a través del proceso electoral, ha habido numerosos casos que se han opuesto al sistema. Salvador Allende, por supuesto, fue el primero, elegido como presidente de Chile en 1970. Después de la famosa amenaza de Nixon de “hacer gritar su economía” y con la participación de la dictadura militar de Brasil y la campaña terrorista Operación Cóndor liderada por Estados Unidos, Allende fue derrocado y se encontró con la muerte, enviando una clara advertencia a otras naciones en caso de que intentarán seguir el camino electoral hacia el socialismo.

Cuba se ha mantenido firme como una formidable excepción a la hegemonía estadounidense. Nicaragua, después de presenciar un revés electoral en 1990 cuando los sandinistas revolucionarios cedieron el poder a Violeta Chamorro de la Unión Nacional de Oposición, ha visto a los sandinistas de Daniel Ortega regresar al poder desde entonces, ganando fácilmente las elecciones en 2006, 2011 y 2016. Ahora se han unido a Cuba como otro objetivo de las sanciones estadounidenses destinadas a paralizar su economía. Los venezolanos, por supuesto, lo siguieron en 1998, cuando eligieron a Hugo Chávez para el poder. A medida que avanzaban en su camino socialista, las sanciones económicas de Estados Unidos y los intentos de golpe los atacaban cada vez más.

La “guerra legal” imperialista desalojó a Luiz Inácio “Lula” da Silva en Brasil y Rafael Correa en Ecuador, quienes estaban ansiosos por distanciarse de los planes neoliberales dirigidos por los Estados Unidos para América del Sur. Los países amigos de los planes de Estados Unidos en la región, particularmente Chile, Ecuador, Haití, Colombia, Honduras y Brasil, se han visto sacudidos por protestas casi constantes en los últimos años. En Colombia, con el debilitamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, el gobierno ha respondido a los disturbios con oleadas de masacres.

La elección de esta semana también es un punto de inflexión en América Latina porque todos saben ahora que el socialismo representa la elección legítima del pueblo boliviano. En consecuencia, una nueva intervención militar, como la de noviembre de 2019, señalará el fin definitivo de los intentos de golpe suave de los Estados Unidos en la región y una transición al enfoque terrorista de la Operación Cóndor. De hecho, Correa advirtió la semana pasada que se planea una segunda Operación Cóndor.

Es un punto de inflexión porque los movimientos revolucionarios en Bolivia y Venezuela se han comprometido con la paz en contraposición a las luchas armadas que se libraron con éxito en Cuba y Nicaragua. Cuba y Venezuela incluso jugaron un papel clave en allanar este camino pacífico hacia la revolución con sus actividades diplomáticas en la región, negociando el alto de fuego de La Habana de 2016 que desmovilizó a las FARC en Colombia después de 50 años de insurgencia armada.

Por último, es un punto de inflexión porque en el año transcurrido desde el golpe, la comunidad internacional ha visto cómo el imperio estadounidense se desmorona ante nuestros ojos. Irán y China se unieron para romper el criminal bloqueo estadounidense a Venezuela; las campañas militares en Siria e Irak han sido derrotadas; la pandemia de COVID-19 ha devastado desproporcionadamente a los Estados Unidos; las protestas han sacudido al país desde mayo; y sus propias próximas elecciones han caído en un lodazal de idioteces. En este sentido, el regreso de los gobiernos socialistas elegidos democráticamente en América Latina podría sonar como un golpe de gracia para el imperialismo estadounidense.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: