Cómo se unen los líderes revolucionarios de Venezuela y los medios populares

Danny Shaw

POR DANNY SHAW

En enero de 2020, el títere de Donald Trump en Venezuela, Juan Guaidó, se reunió con el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente colombiano derechista Iván Duque. Después de perder una elección como jefe de la Asamblea Nacional el 5 de enero, Guaidó viajó al extranjero en un intento desesperado de tratar de obtener el apoyo de los barrios más reaccionarios para su proyecto golpista. Más recientemente, Guaidó asistió al discurso del Estado de la Unión de Trump el 4 de febrero, donde los imperialistas lo elogiaron como el llamado “verdadero presidente” de Venezuela. Como si los cientos de invasiones militares estadounidenses de América Latina y el Caribe desde 1898 no fueran suficientes, el gran “patriota” venezolano ahora quiere que Trump y los Estados Unidos invadan Venezuela.

A pesar de todas estas ofensivas, sin embargo, el pueblo sitiado de Venezuela continúa construyendo su Revolución Bolivariana. Una forma en que se resisten al imperialismo es por el fortalecimiento de sus medios alternativos, no corporativos y de poder popular. Si bien las corporaciones de noticias privadas que propagan mentiras derechistas todavía existen en el país, la Revolución Bolivariana ha desarrollado medios revolucionarios que combaten y desacreditan la desinformación desenfrenada. Estos medios alternativos no solo son aceptadas por la clase trabajadora de Venezuela; También cuentan con el apoyo del liderazgo revolucionario más importante del país, que comprende la importancia de los medios independientes en la guerra contra el imperialismo.

El liderazgo revolucionario de Venezuela

Como Ernesto “Che” Guevara explicó a fondo en “El socialismo y el nuevo hombre en Cuba”, una revolución necesita liderazgo revolucionario y cuadros para guiarla hacia adelante.

Todos los miércoles por la noche, Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, presenta un programa de televisión que une a miles de chavistas y llega a millones de trabajadores y campesinos que sintonizan desde su casa. El Mazo Dando es solo un ejemplo de un poderoso medio de comunicación dirigido por personas que las masas venezolanas han construido desde 1999. La prueba más segura de que Cabello es un líder revolucionario efectivo es el odio que él, el presidente Nicolás Maduro, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y otros dirigentes chavistas se agitan entre los pitiyanquis y sus partidarios imperiales.

Cabello, uno de los líderes clave de la Revolución Bolivariana, es un capitán militar que coordinó una rebelión en 1992 junto al Comandante Hugo Chávez y dirigió cuatro tanques contra el ex presidente neoliberal Carlos Andrés Pérez. Como uno de los fundadores de los Círculos Bolivarianos, conversa durante horas todos los días con los sectores de la sociedad marginados e históricamente olvidados de Venezuela. Uno de los hashtags del programa resume su naturaleza de clase: #UnidadLuchaBatallaYVictoria

Cabello, un ejemplo del intelectual orgánico de Antonio Gramsci, eleva la comprensión masiva de la dialéctica entre las presiones externas y los desafíos internos, tomando la forma de una guerra híbrida estadounidense y la feroz resistencia del pueblo venezolano. El Mazo Dando es el heredero de Aló Presidente, el programa semanal de televisión de Chávez, donde brindó educación política a los televidentes de todo el país, viajando y hablando con diferentes comunidades sobre las luchas locales e internacionales. Chávez usó esta educación política directa para fomentar la democracia participativa.

Diosdado Cabello presenta su programa de televisión. | Fuente: VTV

No solo un espectáculo, sino un concierto y experiencia revolucionario

Patria Nueva, un coro de niños “armados con guitarras, tambores y voces que cantan maravillosamente,” abre el programa interpretando canciones patrióticas. Esto es seguido por una actuación musical de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. Cabello luego camina a tres tableros de anuncios, donde ha impreso una serie de artículos y publicaciones imperialistas. Uno por uno, se enfoca en cada tweet, arrojando luz sobre las conexiones de la oposición con los funcionarios del gobierno de EE. UU., su lucha interna por la corrupción y la moral bancarrota dentro del campo desintegrado de Guaidó.

Aquí está, la universidad para todos, como se le llama en Cuba. El programa se desarrolló a partir de siglos de pedagogía revolucionaria. Como dijo el héroe de la independencia cubana José Martí, “Ser educado es ser libre”. Cabello explica que este espectáculo masivamente popular no es más que un resultado del “espacio que Chávez y el proceso bolivariano abrieron para los medios populares y para una nueva hegemonía”.

El legado de Chávez, más fuerte que nunca

El programa, que no tiene una hora de finalización establecida, luego recorta de tres a cinco minutos los discursos históricos de Chávez. Durante el rodaje de Aló Presidente No. 188, el líder de la revolución aclaró lo que era la patria y la antipatria y el crimen histórico de “entregar el petróleo de Venezuela a corporaciones extranjeras”. Chávez enfatizó que “Los venezolanos no eran inferiores a nadie”, a pesar de toda la propaganda neocolonial a la que habían sido sometidos.

La energía es eléctrica mientras la multitud baila, rebota y estalla en cantos:

Fascista, Fascista,
qué quieres el coroto.
El peo no es solo con Maduro.
¡El peo es con nosotros!

y

Chávez no se murió, se multiplicó.
¡Se hizo millones, Chávez soy yo!

Los cantos se desvanecen en el canto de canciones patrióticas venezolanas mientras la multitud marcha en la calle. Este no era un programa de televisión; Este fue un concierto revolucionario y una demostración del apoyo popular al Chavismo, 22 años después del proceso. Una vez, mientras miraba el programa, una maestra veterana de la escuela me golpeó con el codo en las costillas y se rió entre dientes: “Es hora de burlarse de los escuálidos. Es hora de que tengamos nuestra opinión. Esto no es un espectáculo; esta es una experiencia revolucionaria”.

Venezuela, que ha estado en primera línea en la lucha contra el imperialismo durante las últimas dos décadas, ofrece un ejemplo de cómo deberían interactuar los líderes socialistas con los medios revolucionarios. La Revolución Bolivariana está apoyando activamente a los productores de contenido que están librando una guerra contra la desinformación y el engaño. También están proporcionando una alternativa radical a los medios capitalistas e imperialistas, que glorifican el individualismo, la codicia y la decadencia.

Además, a diferencia de la mayoría de los países bajo el control de Wall Street, sus principales líderes políticos apoyan activamente a los medios revolucionarios no corporativos. Venezuela, sin duda, sirve como modelo para todos los socialistas y comunistas de todo el mundo que quieran equipar sus revoluciones nacionales con el arma de los medios de comunicación impulsados ​​por el pueblo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: