Enfrentamiento en Ecuador: ¿Neoliberalismo del FMI o autodeterminación?

Danny Shaw

POR DANNY SHAW

En cuestión de días, el 7 de febrero, Ecuador acude a las urnas para elegir a su próximo presidente y 137 representantes para la Asamblea Nacional. Hay tres grandes candidatos que buscan ganar la carrera en este país andino de 17 millones. Andrés Arauz y su candidato a la vicepresidencia, Carlos Rabascall, representan a La Unión por la Esperanza (UNES), lo que era Alianza País liderada por el expresidente Rafael Correa antes de la escisión del partido en 2017. El banquero de Guayaquil Guillermo Lasso y Alfredo Borrero son los candidatos a la alianza conservadora Creando Oportunidades (CREO).

La elección representa un enfrentamiento entre diez años de la Revolución Ciudadana (2007-2017) y los últimos cuatro años desastrosos de neoliberalismo desenfrenado. A partir de ahora, las encuestas muestran que Arauz, el candidato de Correa, está claramente a la cabeza, con un 37 por ciento y Lasso con un 24 por ciento.

Los avances de La Revolución Ciudadana

La victoria presidencial de Correa en 2006 fue una parte clave de la Marea Rosa y el esfuerzo sudamericano para hacer realidad el sueño de Simón Bolívar de integración económica y política regional e independencia de la dominación extranjera. Como Ministro de Economía y Finanzas en 2005, Correa se distinguió por oponerse a los préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI), abogar por la planificación social y proponer una Asamblea Nacional para aprovechar el poder de los diversos sectores laborales de Ecuador.

Durante los dos mandatos de Correa, Ecuador vio aumentos en el salario mínimo y los beneficios de la seguridad social, un impuesto progresivo a los ricos y mayores inversiones en educación y programas sociales, todo mientras se lograba el crecimiento económico. Por esta razón, los intereses tradicionales y sus patrocinadores estadounidenses se opusieron a Alianza País y buscaron coser divisiones internas y solidificar alianzas con secciones de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE.

La historia de un vendepatria

La dirección y las bases de Alianza País entendieron que Lenín Moreno, quien se había desempeñado como vicepresidente de Correa durante seis años, estaba mejor posicionado para llevar adelante el Correísmo. Sin embargo, pocos meses después de ganar la presidencia en 2017, Moreno incumplió sus promesas de campaña. En uno de los grandes cambios en la historia de América del Sur, Moreno traicionó al movimiento y adoptó un modelo neoliberal para Ecuador. Bajo Moreno, Ecuador también se retiró de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en 2018 y se retiró de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en 2019, debilitando dos de los instrumentos más importantes de unidad continental.

A lo largo de los vaivenes y contradicciones de la lucha de clases ecuatoriana, la dirección de la Revolución Ciudadana ha mantenido una postura autocrítica. Después de la elección de Moreno, Alianza País se dividió en tendencias pro-Moreno y pro-Correa. Secciones de CONAIE han sostenido críticas legítimas al Correísmo, incluyendo preocupaciones sobre el impacto ambiental de la explotación de recursos y proyectos de infraestructura. Estos son problemas que la dirección correista sigue abordando y muestra la importancia de la formación revolucionaria de una nueva generación de ecuatorianos.

“Construir Poder Transformador: Debate Latinoamericano”, un libro de Ricardo Patiño, Arauz y otros líderes de la Revolución Ciudadana, expone las trampas de confiar demasiado en el carisma de Correa e indica algunos de los desafíos que se avecinan (Patiño es el exministro de Relaciones Exteriores bajo la presidencia de Correa). La dirección de base de la UNES afirma la importancia de construir todo un movimiento que pueda defender independientemente sus intereses: “El problema fundamental ha sido la ausencia de una ideología contrahegemónica sólida y profunda que oriente las decisiones, prácticas y relaciones de los sectores populares como así como líderes políticos”.

Carlos “Yacu” Pérez es el candidato del Partido Indígena Pachakutik. Muchos del campo de Correa han cuestionado el compromiso genuino de Pérez de defender a las comunidades indígenas y recuerdan que algunas facciones del Partido Pachakutik se han alineado, en el pasado, de manera oportunista con la derecha contra el Correísmo. Un ejemplo flagrante de política de identidad con esteroides, Pérez también ha insultado a Venezuela y ha apoyado el golpe de Estado en Bolivia.

¿Cambiará la marea de nuevo?

En un ejemplo de cómo se dio la vuelta a la realidad en 2017, el gobierno entrante de Moreno acusó de inmediato a la Revolución Ciudadana de corrupción sin sentido. Al igual que en los ataques de las oligarquías que demonizaban la Marea Rosa en Brasil, Paraguay, Venezuela, Bolivia y en todo el continente, este fue un caso clásico de guerra legal. Los neoliberales, temerosos de la enorme popularidad del Correísmo, libraron una guerra por la vía judicial. Jorge Glas, ex vicepresidente de Correa, todavía está en la cárcel por cargos falsos y recientemente contrajo el COVID-19. Ricardo Patiño y la presidenta de la Asamblea Nacional Gabriela Rivadeneira siguen exiliados en México. El propio Correa está expulsado de su tierra natal y enfrenta años de cárcel por cargos de corrupción muy dudosos. Una victoria de Arauz volvería a abrir el país a quienes ponen la vida humana en comunidad antes que la acumulación privada y llevan adelante una agenda que apunta a los verdaderos culpables de la corrupción.

Los bancos estadounidenses temen al correísmo. Los préstamos del FMI a la región y los países explotados han sido durante mucho tiempo una táctica neocolonial para extraer riqueza de los países en desarrollo. Como dice el viejo proverbio: “los que prestan, mandan”. Bajo el disfraz de ayuda humanitaria con la devastadora pandemia, el FMI otorgó préstamos a un gobierno de Moreno demasiado dispuesto por una suma de $6.5 mil millones justo antes del cierre de 2020. Como siempre, el FMI estipuló la austeridad, la desregulación del Banco Central y venta de gasolina y diesel sin subsidios ya precios del mercado mundial. Lasso ha indicado que si es elegido presidente, no negará el acuerdo con el FMI. Arauz promete desafiar al FMI.

Una de las acciones de 11 horas de Trump antes de dejar el cargo fue supervisar un préstamo de la Corporación de Desarrollo de Estados Unidos a Ecuador por 3.500 millones de dólares que requiere que el gobierno privatice una importante refinería de petróleo y partes de la red eléctrica del país, y excluye a China de su desarrollo de telecomunicaciones. Washington está alarmado por la creciente influencia china en América del Sur y el Sur Global y ve a Ecuador como una importante cabeza de puente para perseguir esta “Nueva Guerra Fría” a través del programa Crecimiento en las Américas (CRECE).

Lo que está en juego

En octubre de 2019, un movimiento de protesta masivo sacudió el país. El mundo observó con gran expectación cómo un movimiento de base opuesto a las medidas de austeridad ocupaba Quito y casi derrocaba al gobierno de Moreno. El gobierno intentó aplastar las protestas, dejando al menos diez muertos, más de 1.000 detenidos y más de 1.300 heridos. Cuando la represión no logró sofocar las protestas, Moreno rescindió un programa respaldado por el Fondo Monetario Internacional, conocido como Decreto 883, que elevó los precios de los combustibles, demostrando nuevamente el poder de un pueblo unido y movilizado.

El año 2020 marcó el comienzo de una nueva tragedia para Ecuador. El gobierno de Moreno no respondió adecuadamente a la pandemia de COVID-19 de una manera unificada y seria. Los cadáveres abandonados se alinearon en las calles de Guayaquil en abril pasado, exhibiendo ante el mundo entero el engaño de la ciudad más grande de Ecuador, gobernada durante mucho tiempo por políticos neoliberales. Estas imágenes deshumanizadoras resumen lo que han significado para la gente común tres años de la agenda económica y política de Moreno. El 29 de enero, la policía de Quito cerró una clínica para distribuir 70.000 vacunas falsas. El presentador de televisión Efraín Ruales, quien había informado sobre la corrupción en la actual administración, fue baleado y asesinado el 27 de enero. A la fecha, hay 249.779 casos de coronavirus en Ecuador y 14.851 muertes.

Este es el telón de fondo para las elecciones de esta semana, no solo para los 17 millones de personas de Ecuador y millones de personas en la diáspora, sino para el futuro de la Marea Rosa en América Latina. ¿Seguirá Ecuador por el camino de la subordinación al imperialismo, o retomará la Revolución Ciudadana y se reincorporará al movimiento de integración e independencia continental? Esta elección decisiva determinará la dirección de Ecuador durante los próximos cuatro años y más.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: