El imperio en decadencia: Inestabilidad nacional, unidad extranjera

Nicholas Ayala

POR NICHOLAS AYALA

En este momento, la situación política en los Estados Unidos se encuentra en una encrucijada decisiva. Los principales partidos políticos están perdiendo su legitimidad ya que la población en general considera que ambos son desfavorables. Las divisiones dentro de los partidos demócrata y republicano están pasando a primer plano. La mayoría de los estadounidenses temen la amenaza de los demás mucho más que una crisis económica o amenazas extranjeras. Los golpes fallidos y las revoluciones de color, junto con un mayor aislamiento, han desgastado constantemente al imperio. La mayor concentración de capital en manos de capitalistas ultra ricos en medio de una crisis económica junto con el estancamiento de las ganancias y la caída de las condiciones de vida ha exagerado la inestabilidad interna. El imperialismo estadounidense no ha podido mantenerse al día con estos rápidos desarrollos.

El Partido Demócrata enfrenta una división en dos facciones diferentes: los neoliberales moderados como Joe Biden y los liberales progresistas. Existe una mayor división entre los progresistas, ya que algunos creen que las reformas socialdemócratas se pueden lograr a través del Partido Demócrata y el proceso electoral. En contraste, otros se han desilusionado con políticos progresistas como Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar, y buscan crear un partido socialdemócrata independiente para postularse en las elecciones.

En la derecha estadounidense, están tomando forma divisiones similares. El Partido Republicano se enfrenta a una guerra civil dentro de sus propias filas. Gran parte de los sentimientos de esta ideología, el fascismo explícito y la supremacía blanca, han existido durante mucho tiempo en el discurso político de los Estados Unidos, pero ahora lo vemos envalentonado. Donald Trump ha logrado ganar y mantener una fracción notable en el Partido Republicano. Incluso en su índice de aprobación más bajo, una semana después de los disturbios del Capitolio, mantuvo una sólida aprobación del 34 por ciento, una cifra que ha sido constante durante sus cuatro años en el cargo. Si bien esto puede parecer bajo, de hecho es bastante bueno en comparación con los presidentes republicanos anteriores. George W. Bush tuvo su índice de aprobación más bajo con 25 por ciento, mientras que el más bajo de su padre fue 29 por ciento. De hecho, tendríamos que remontarnos hasta Ronald Reagan para encontrar un presidente republicano cuyo índice de aprobación más bajo rivalizara con el de Trump.

Debido al caos político, se han formado nuevas alianzas. Durante las elecciones presidenciales de 2020, un grupo llamado Proyecto Lincoln fue fundado por republicanos que buscaban aliarse con demócratas moderados para derrotar a Trump y elegir a Biden. Sin embargo, los anuncios del Proyecto Lincoln resultaron tomar una posición mucho más dura en política exterior que Trump, aumentando el militarismo y el imperialismo de los Estados Unidos.

En una línea similar, los liberales progresistas han buscado construir una alianza con la derecha “populista” para derrotar a los políticos establecidos. Esta alianza entre progresistas y extrema derecha es peligrosa. Sin embargo, el objetivo final no es abordar el imperialismo, sino, ante todo, obtener beneficios para la población imperial. Un ejemplo de esto se vio de manera muy explícita el mes pasado.

Ro Khanna, considerado un demócrata progresista, apareció en el programa de Laura Ingraham para hablar sobre la decisión de Trump de sacar a la mitad de las tropas estadounidenses de Afganistán. Mientras que Ingraham y Khanna fueron elogiados por los progresistas por difundir un mensaje contra la guerra en la entrevista, los moderados atacaron a Khana por aparecer en el programa de Ingraham. Sin embargo, tanto los moderados como los progresistas pasaron por alto que el segmento estaba muy a favor de la guerra y el imperialismo yanqui. A mitad de la entrevista, Khanna dejó claro que estaba a favor de los ataques contra Afganistán bajo la administración Trump, a lo que Ingraham estuvo de acuerdo. Una semana después de la entrevista, un estudio estadounidense encontró que los civiles muertos por ataques con aviones no tripulados bajo Trump habían aumentado en un 330 por ciento en Afganistán. Entonces, ¿qué aprendemos realmente de esta entrevista? No se trata de estar en contra de la guerra, sino de estar en contra de la pérdida de vidas de los soldados estadounidenses. No se mencionó el alto precio que los afganos debían pagar ni la destrucción de toda una cultura y sociedad. Más bien, el acuerdo que la extrema derecha y los progresistas pudieron hacer fue que mientras no se pierdan vidas estadounidenses, la guerra y el imperialismo están bien.

No hubo una sola mención de este aborrecible acuerdo entre Khanna e Ingraham por parte de los progresistas. En cambio, intentaron hacer pasar la entrevista como un paso hacia la solidaridad contra la guerra. Esto ni siquiera toca la desenfrenada sinofobia durante toda la entrevista, lo que más preocupaba a Khanna. Argumentó que los Estados Unidos debería invertir más en tecnología e infraestructura, no por el bien de la gente, sino para que China no obtenga una ventaja sobre los Estados Unidos. El peligroso potencial de la alianza progresista de extrema derecha es que no deja espacio para una verdadera posición antiimperialista y dejará atrás verdaderos objetivos socialistas y optará por el socialimperialismo.

A pesar de la inestabilidad y el caos en casa, toda la retórica en torno a la unidad realmente ha unido a todos los lados del espectro político de los Estados Unidos para defender las continuas empresas imperialistas en el extranjero.

El caos político y la inestabilidad en los Estados Unidos han provocado división interna dentro del país y de los dos principales partidos políticos. Entre esta división se forman nuevas alianzas que se promocionan como para el pueblo porque superan el partidismo de larga data que ha dividido a republicanos y demócratas. En realidad, cualquier nueva formación política en los Estados Unidos continuará los ataques imperialistas en el extranjero, mientras se promulgan algunas reformas moderadas en el país. Ya sea entre centristas o de extrema derecha y socialdemócratas, cada alianza representa una sección diferente de intereses burgueses en el imperio capitalista-imperialista.

Sin embargo, en medio de alianzas cambiantes y el caos en curso, el imperio se debilita y declina notablemente. El hecho de no hacer lo mínimo para cuidar de sus propios ciudadanos en medio de una pandemia pone de relieve esta realidad. En medio de estas crisis, nosotros, como antiimperialistas, podemos aprovechar el caos para hacer crecer nuestro movimiento.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: