El imperialismo y la gentrificación están interconectados: El caso de los puertorriqueños en Williamsburg

Ramiro Fúnez

POR RAMIRO SEBASTIÁN FÚNEZ

Soy de Nueva York. Nací en Manhattan y crecí en Queens. Como joven estudiante que vivía en Nueva York, regularmente iba a Brooklyn para pasar el rato con mis amigos.

Una noche de 2013, dos de nosotros estábamos caminando en Williamsburg, un barrio históricamente puertorriqueño que se ha convertido en la meca del los hipsters blancos. Nos dirigimos al complejo de viviendas públicas Borinquen Plaza para recoger a nuestra amiga mutuo. Después de que la recogimos, encendimos un “cigarrillo” y caminamos alrededor de la cuadra para evitar ser arrestados, como hacen muchos jóvenes en Nueva York. Cuando rodeamos el área, vimos un sitio de construcción donde se estaba construyendo un condominio de gran altura. El edificio fue construido con metal elegante y vidrio adornado. Se alzaba sobre sus decrépitas estructuras vecinas, sobresaliendo como un pulgar dolorido.

Todos nos miramos el uno al otro. Uno de mis amigas preguntó: “¿Desde cuándo ha estado aquí?” La otra preguntó: “¿Quién creen que se está mudando?” Después de pensar en sus preguntas, algunas cosas me quedaron claras.

Si bien quedaron impresionadas por el lujoso diseño del edificio, también se desanimaron por su presencia. Mis dos amigas, residentes puertorriqueños de Williamsburg, entendieron que el condominio no era para ellos. Sabían que la masa de inquilinos entrantes no incluiría a sus amigos y familiares que habían estado viviendo en Borinquen Plaza durante décadas. Los nuevos inquilinos serían principalmente blancos y provenían de distancias lejanas y de fondos ricos.

Un cartel de la calle Graham Avenue (Avenida de Puerto Rico) en Williamsburg, Brooklyn. | Fuente: MightySweet.com

También sabían que esto era una indicación de que su tiempo como residentes de Williamsburg estaba llegando a su fin. La presencia de gentrificadores elevaría el costo de vida, ya que tienden a ganar y gastar más dinero. Los desarrolladores privados en el área también habían usado su poder adquisitivo en el mercado inmobiliario para reemplazar las viviendas públicas con condominios.

Su reacción al sitio de construcción me hizo preguntarme sobre aquellos que primero emigraron de Puerto Rico a Williamsburg. Me hizo pensar en las razones por las que dejaron La Isla del Encanto y cómo terminaron en la Plaza Borinquen. También me hizo pensar en la fuerza impulsora detrás de todo esto. Después de esa noche, comencé a investigar las razones históricas por las cuales los puertorriqueños emigraron de su isla caribeña a las calles frías e industriales de Williamsburg. Cuanto más investigaba, más me daba cuenta de cuánta influencia tenía el imperialismo en la gentrificación.

El imperialismo es la era actual del sistema económico capitalista global. El revolucionario ruso Vladimir Lenín describió el imperialismo como “la etapa más alta del capitalismo”. Bajo el imperialismo, los capitalistas basados ​​en el Norte Global (América del Norte, Europa, Japón, etc.) explotan la mano de obra y los recursos del Sur Global (Asia, África, América Latina). Un puñado de personas ricas y principalmente blancas en el Norte Global obtienen grandes ganancias de la súper explotación de trabajadores y campesinos en el Sur Global. Esta relación económica parasitaria le permite al Norte Global dominar política y militarmente a las naciones más pequeñas y más empobrecidas del Sur Global, como Puerto Rico. El imperialismo está marcado por guerras de invasión sin parar, pobreza creciente y crisis económicas y políticas implacables.

La gentrificación también es un sistema que existe debido al orden capitalista global. Bajo este sistema, hay una afluencia de personas acomodadas o moderadamente acomodadas en áreas urbanas pobres. En los Estados Unidos, la mayoría de los gentrificadores tienden a ser blancos y la mayoría de las personas gentrificadas tienden a ser negros y latinos. En general, la gentrificación empuja a las personas pobres fuera de sus comunidades a través de medios económicos, políticos y legales. La policía está acostumbrada a expulsar a las personas de la clase trabajadora de sus hogares una vez que son desalojados.

A pesar de sus diferencias, ambos sistemas desastrosos están interconectados. El imperialismo genera la gentrificación, que también se basa en la explotación y el desplazamiento de los pueblos colonizados. Hay innumerables ejemplos de personas del Sur Global, incluido mi propio pueblo hondureño, que han sufrido la peor parte del imperialismo y la gentrificación. Sin embargo, el caso de los puertorriqueños en Williamsburg es uno de los ejemplos más claros.

El colonialismo existió en la isla ya en 1508, cuando la corona española designó a Juan Ponce de León para servir como gobernador de Borikén. Sus nativos taínos fueron asesinados, incluidos Cacique Agüeybaná II, el último líder indígena de la isla. Después de estas masacres sangrientas, personas de África fueron secuestrados, encadenados y enviados para trabajar en los campos de la isla. El imperio español blanco se hizo rico a través del asesinato y la explotación de vidas negras e indígenas.

Colonos blancos en Puerto Rico. | Fuente: Wikimedia Commons

El imperialismo en Puerto Rico se manifestó en gran medida durante el final del siglo XIX y principios del siglo XX, catalizado por la guerra hispanoamericana. Este fue el comienzo de la lucha interimperialista entre los Estados Unidos (el poder ascendente) y España (el poder descendente). La guerra, que terminó con el Tratado de París firmado el 10 de diciembre de 1898, finalmente llevó a España a ceder a Puerto Rico (junto con Guam y Filipinas) y entregar a Cuba a los Estados Unidos. Washington embelleció su dominio sobre Puerto Rico como una colonia imperial con un estatus de “Estado Libre Asociado”. Hasta el día de hoy, la isla sigue vinculada por su estatus neocolonial bajo el imperialismo estadounidense.

Los restos del conflicto imperialista incluyeron pobreza masiva, analfabetismo y hambre. Las masas de la clase trabajadora fueron obligadas a la explotación por los capitalistas en los Estados Unidos, quienes saquearon sus recursos naturales y los convirtieron en esclavos asalariados. Esto fue especialmente cierto para los trabajadores de las industrias del tabaco, el ron y el azúcar. Como es el caso con todas las demás sociedades que existen dentro del sistema imperialista, las personas que poseen capital e industria en el Norte Global pueden dominar continuamente a aquellas que únicamente poseen su mano de obra en el Sur Global. La plusvalía producida por los trabajadores asalariados del Sur Global se transforma en ganancias y capital para los imperialistas, que luego pueden explotar más trabajadores para obtener aún más ganancias y capital. Así, el ciclo vicioso continúa.

Trabajadores de la caña de azúcar en Arecibo, Puerto Rico, en 1940. | Fuente: Biblioteca del Congreso

Tras la ratificación del Tratado de París, los Estados Unidos impuso el dólar estadounidense como la única moneda legal. Luego de la imposición del dólar estadounidense, la economía de Puerto Rico se volvió completamente dependiente y regulada por los Estados Unidos. En 1920, por ejemplo, Washington impuso la Ley de la Marina Mercante (también conocida como la Ley Jones). Este estatuto federal ordena que todos los bienes transportados por agua entre puertos estadounidenses se transportan en barcos construidos en los Estados Unidos, con propiedad de ciudadanos estadounidenses y tripulados por ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes. Para Puerto Rico, una colonia estadounidense con estatus de “Estado Libre Asociado”, esto esencialmente aísla a la isla de todo el comercio internacional y la obliga a tratar directamente con Washington. Esto no solo ha sido desastroso para la economía de Puerto Rico, sino que también ha sido humillante para los puertorriqueños que se ven obligados a tomar todas sus decisiones financieras por parte de los Estados Unidos.

Durante la Gran Depresión, los problemas económicos en los Estados Unidos fueron paralelos en Puerto Rico. Con el aumento de la pobreza y la desigualdad en la isla, muchas personas de la clase trabajadora se enfocaron en mudarse al único lugar que sabían que serían capaces de alcanzar mejores niveles de vida. Esto condujo a la migración masiva de trabajadores a los Estados Unidos, y especialmente a la ciudad de Nueva York, durante las décadas restantes del siglo XX. De 1946 a 1950, había 31,000 migrantes puertorriqueños cada año a Nueva York, según datos del censo de EE. UU. Nueva York (y otras ciudades importantes como Chicago) se convirtió en un refugio seguro para los trabajadores puertorriqueños, dado el surgimiento de la economía urbano-industrial después de la Segunda Guerra Mundial. El historiador Johnny Bontemps relató este éxodo a Williamsburg:

“Los primeros latinos, la mayoría de los cuales eran exiliados políticos, llegaron a Williamsburg en la década de 1890. Una gran afluencia de puertorriqueños siguió en la década de 1940 con lo que se conoció como la Gran Migración. Que los puertorriqueños asentados alrededor del East River tiene sentido. Durante casi un siglo, los barcos llevaban azúcar en bruto desde el Caribe hasta la costa de Brooklyn, donde hoy se encuentra lo que queda de la fábrica de azúcar Domino”.

Johnny Bontemps, “Southside Story: Los Sures in Brooklyn

Entrando en el siglo XXI, la gentrificación se convirtió en un problema creciente en Williamsburg, especialmente después de la crisis financiera de 2008. El precio de la vivienda aumentó significativamente a principios de 2006, comenzó a caer a fines de 2006 y principios de 2007, y alcanzó mínimos desastrosos al año siguiente. En diciembre de 2008, el índice de precios de viviendas Case-Shiller registró su mayor caída de precios en su historia, creando una crisis en el mercado inmobiliario. Este fue un importante contribuyente a la recesión de 2008, que trajo cambios importantes a Williamsburg y a las comunidades urbanas de la clase trabajadora en general. Fui testigo de estos cambios con mis propios ojos, ya que con frecuencia visitaba Williamsburg en ese momento.

Las fábricas que alguna vez emplearon a trabajadores negros y puertorriqueños comenzaron a cerrar y mudarse al extranjero. Las familias de la clase trabajadora fueron excluidas de sus hogares y obligadas a mudarse. Muchos de los que quedaron estaban obligados a adquirir dinero por medios ilícitos, a medida que aumentaba su costo de vida y disminuían sus ingresos. En lugar de proporcionar empleos bien remunerados y viviendas para la comunidad puertorriqueña, el ex banquero y alcalde Michael Bloomberg respondió aumentando la presencia policial en el área. Aquí entran los hipsters blancos. Los estudios de yoga y las panaderías veganas comenzaron a aparecer. Los estudios de arte construidos en fábricas abandonadas se hicieron imposibles de evitar. Los hipsters blancos elogiaron esto como un renacimiento cultural, a pesar de que se basaba en las espaldas de los negros y latinos explotados, especialmente los puertorriqueños. Es una reminiscencia de la forma en que los sionistas elogian a “Israel” (Palestina ocupada) como un refugio para la cultura avanzada y el desarrollo económico, a pesar de que se basa completamente en tierras robadas.

Puertorriqueños en Williamsburg, Brooklyn, en la década de 1980. | Fuente: Union Docs

Según un informe publicado por el Furman Center de la Universidad de Nueva York, Williamsburg experimentó un aumento del 78.7 por ciento en los alquileres promedio entre 1990 y 2014. En toda la ciudad, el aumento promedio en el alquiler durante el mismo período fue del 22.1 por ciento. Los alquileres medios en Williamsburg pasaron de $857 en 2000 a $1,591 en 2014. Estos cambios económicos afectaron severamente la demografía de Williamsburg y la ciudad de Nueva York en general. Desde 1970 hasta aproximadamente 1990, la población puertorriqueña de Nueva York alcanzó su punto máximo, especialmente en Williamsburg. Durante este período, los puertorriqueños representaron cerca del 80 por ciento de la población latina de Nueva York y el 12 por ciento de la población total de la ciudad, según datos del Censo de Nueva York. En la década de 1990 y especialmente después de la crisis financiera de 2008, esa cifra comenzó a disminuir drásticamente. Hoy, muchos puertorriqueños se han visto obligados a mudarse de Williamsburg y Nueva York a estados como Pensilvania y Florida. Una gran cantidad de puertorriqueños de Nueva York se han reasentado en Orlando.

Lo que todo esto nos enseña es que no puedes comenzar a entender la gentrificación sin entender el imperialismo. El imperialismo genera la gentrificación, porque ambos sistemas se basan en la explotación y el desplazamiento de los pueblos colonizados bajo el sistema económico capitalista global. El caso de los puertorriqueños en Williamsburg es uno de los ejemplos más claros. Los puertorriqueños se vieron obligados a huir de su isla y mudarse a los Estados Unidos durante el siglo XX debido al imperialismo. Ahora, se ven obligados a huir de sus comunidades urbanas y mudarse a estados lejanos debido a la gentrificación. Finalmente, si queremos terminar con la gentrificación, debemos derrocar al imperialismo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: