Los izquierdistas occidentales necesitan cambiar su postura migratoria

POR JOSÉ CARLOS MARULANDA

Si los occidentales se preguntaran cómo el sistema capitalista ha llevado al desplazamiento a millones de personas en todo el mundo, entonces todos los demás argumentos en torno al tema se disolverían en irrelevancia.

El racismo manifiesto y la xenofobia lanzados por la derecha y las posturas condescendientes de la izquierda serían inútiles.

Está claro que al prestar mucha atención al funcionamiento interno del capitalismo en el siglo XXI, la preocupación no debería estar en si el mundo occidental debería permitir a los inmigrantes. Más bien, debería ser sobre cómo desmantelamos el sistema que causa la migración en primer lugar.

Estudios recientes que examinan el desarrollo del sistema capitalista en el mundo moderno han confirmado estadísticamente lo que muchos en el llamado Tercer Mundo vienen diciendo desde hace décadas. El capitalismo, un sistema económico que se ha expandido a casi todos los rincones del mundo, está dividido en áreas centrales y periféricas.

Lin Biao, un teórico político y mariscal de la República Popular de China, comentó una vez que el mundo de hoy se puede dividir en “áreas rurales del mundo” y “ciudades del mundo”. Las áreas rurales alimentan a las ciudades, pero siguen siendo subdesarrollado mientras las ciudades viven de ellos.

El Reino Unido, donde he pasado la mayor parte de mi vida, es un país capitalista central, ubicado en las “ciudades del mundo”. Vive y se mantiene atando sus diversos tentáculos parásitos en las naciones de la periferia.

Para centrarnos en un solo ejemplo, veamos su relación con mi país de origen: Colombia.

El Reino Unido ha tenido intereses financieros y políticos en el país sudamericano desde su independencia. Simón Bolívar pidió ayuda a Gran Bretaña durante la guerra de independencia contra España, enviando soldados y luego ofreciendo préstamos y comercio.

José Carlos Mariátegui, uno de los pensadores comunistas más prominentes de América Latina, comentó que América del Sur pasó de ser gobernada por la avaricia de la corona española a ser gobernada por repúblicas burguesas que satisfacían las necesidades de las industrias capitalistas en Londres y Nueva York.

Poco ha cambiado desde hace 200 años, cuando supuestamente se ganó la independencia, así como la época de Mariátegui.

Colombia, como muchos otros países de la región, continúa teniendo una relación desigual con Gran Bretaña. El ejército de Colombia, usado por el estado como una fuerza para el desplazamiento y otros crímenes, recibió apoyo financiero y logístico del gobierno del Reino Unido, todo bajo el pretexto de que están “ayudando” a terminar el conflicto. La realidad es que el Reino Unido tiene intereses financieros en Colombia y prestar su apoyo militar es una forma de proteger estos intereses y asegurar un mayor comercio capitalista.

Aunque sería un esfuerzo vincular directamente la migración forzada de mis padres a estas acciones por parte del gobierno y las corporaciones del Reino Unido, no cabe duda de que en el esquema general de cosas, definitivamente son responsables hasta cierto punto. Para los refugiados de Afganistán, Irak, Bangladesh y otros lugares, las conexiones son más sencillas.

Los izquierdistas en el Reino Unido y en otras partes de las naciones centrales que ignoran el papel de su país en el sistema capitalista-imperialista de hoy y piensan que hacer campaña para aceptar a los refugiados es suficiente son un problema.

Al ver que la economía del Reino Unido es parásita, especialmente porque utiliza el botín imperialista para sustentar la educación pública, la salud y los programas de vivienda, los izquierdistas deben ir a la raíz de la inmigración y desafiarla desde allí. Esa es la solución a largo plazo, incluso si significa que su privilegio como aristocracia laboral Se desafió.

La solución fácil es jugar el anfitrión benévolo que acoge a los refugiados con los brazos abiertos. No desafía tus propios privilegios dentro del sistema capitalista imperialista. Simplemente pide que otorgue migajas de riqueza robada a aquellos de quienes fue robada para empezar.

Es un modo de pensar atrasado.

Vaya a las causas principales y no tema perder sus propios privilegios no ganados. Ese es el campo de lucha en la lucha de hoy contra el capitalismo-imperialismo.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.