Inmigración y TPS: cómo el ‘agujero de mierda’ de EE. LA. creó la emigración salvadoreña

POR NICHOLAS AYALA

Recientemente, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, reafirmó su chauvinismo racista al referirse a los de inmigrantes comoagujeros de mierda”.

Los países a los que se refirieron los comentarios de Trump incluyen a El Salvador, Haití y varias naciones africanas. Sus comentarios no solo desacreditan a esos países, sino también a los inmigrantes de allí, preguntando por qué los Estados Unidos no pueden obtener inmigrantes bien educados que sean médicos de naciones como Noruega.

Sus insultos reflejan la percepción que muchos ciudadanos estadounidenses y el Primer Mundo tienen respecto de los inmigrantes latinoamericanos, caribeños y africanos. Antes de estos comentarios, Trump decidió aislar a más de 200,000 salvadoreños del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), lo que les proporcionó una suspensión de la deportación y la elegibilidad laboral en los Estados Unidos.

La fascinación de los medios occidentales por el comentarioagujeros de mierdano destaca la forma en que sus palabras forman parte del sistema global capitalista-imperialista.

El racismo no es el único factor detrás de tales comentarios. Hay que mirar las condiciones materiales y históricas que explican por qué los inmigrantes querrían emigrar de sus países de origen a la llamadatierra de los libres”. Esta historia no comienza con los países de América Latina, el Caribe y África que Trump ha tratado de una manera tan peyorativa, pero con el verdadero paísagujero de mierdaque financia y arma a las elites burguesas compradora que masacran a sus poblaciones: los Estados Unidos.

Desde los principios del siglo XX, los Estados Unidos han interferido en la política de El Salvador. Desde entonces, han puesto juntas militares en el poder y se han opuesto a los líderes progresistas que no han servido a sus intereses imperialistas.

En 1979, la Junta Revolucionaria de Gobierno, JRG, llegó al poder y comenzó una serie de masacres, torturas y desapariciones contra los movimientos de izquierda. El JRG ejecutó un golpe de estado exitoso con la ayuda de las fuerzas imperialistas de los EE. LA. y continuó recibiendo armas y fondos militares durante los siguientes años.

Guerrillerxs del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. | Fuente: La Izquierda Diaria


1980 fue el año en que el pueblo salvadoreño se enfrentó al JRG y estalló una guerra civil en todo el país. La coalición izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, se enfrentó al gobierno controlado por los militares. Durante los siguientes doce años, la guerra civil devastó al país, causando más de 70,000 muertes, destrucción masiva de infraestructura, desplazamiento interno de un millón de personas y cientos de miles de refugiados que huyeron a otros países para buscar seguridad.

Masacres como la de El Mozote causaron 700-1000 bajas civiles. Mientras el gobierno masacraba, ejecutaba, violaba y perseguía tácticas de tierra quemada contra revolucionarios y civiles por igual, los imperialistas estadounidenses continuaron brindando apoyo al JRG negando cualquier violación de los derechos humanos.

Víctimas de la masacre de El Mozote. | Fuente: Wikimedia Commons


Los imperialistas de EE. LA. entrenaron a escuadrones de la muerte para atacar a civiles y activistas de izquierda, y finalmente ayudaron a la destrucción y el desplazamiento de millones de salvadoreños. Las mujeres, los niños, los izquierdistas, los campesinos y los indígenas fueron quienes enfrentaron el peso de la violencia severa a manos del gobierno apoyado por los imperialistas.

Ahora, más de un millón y medio de salvadoreños viven en los Estados Unidos.
Durante los años de la guerra civil, se estima que el 25 por ciento de la población del país emigró a los países vecinos y a los Estados Unidos. En 1990, la administración del ex presidente George H.W. Bush colocó inmigrantes salvadoreños en TPS, lo que les garantiza una suspensión de la deportación y ser elegibles para trabajar.

El TPS original terminó en 1992, pero muchos salvadoreños pudieron quedarse a través del programa de salida forzado diferido. Después de esto, TPS fue nuevamente otorgado a los salvadoreños luego de que un terremoto en 2001 azotara a la nación. Desde entonces, se extendió, con alrededor de 234,000 salvadoreños viviendo bajo TPS y cientos de miles de indocumentados sin protección alguna.

Los inmigrantes salvadoreños fueron clave para los intereses imperialistas de EE. UU., especialmente cuando ayudaron en la reconstrucción del Pentágono después de los ataques del 11 de septiembre y constituyen una gran parte de los trabajadores agrícolas y de la construcción de bajos salarios.

Trabajadores agrícolas centroamericanos en los Estados Unidos. | Fuente: Extension.org


En El Salvador, la gran cantidad de emigrantes y desplazados dañó severamente la economía junto con los daños causados ​​por las políticas de tierra quemada de la junta militar. La emigración continúa hoy, ya que las altas tasas de violencia empujan a muchos salvadoreños a buscar vidas mejores y más pacíficas fuera del país.

El Salvador tiene una de las tasas más altas de emigración, especialmente entre mano de obra calificada, que es del 31.5 por ciento. Esto genera escasez de mano de obra y demandas dentro del país, lo que dificulta la situación económica de la mayoría de las personas. Esta insuficiencia laboral se satisface a través de indocumentados hondureños, nicaragüenses y otros centroamericanos que cruzan la frontera hacia El Salvador en busca de trabajo, creando fricciones fronterizas y la superexplotación de quienes necesitan trabajo.

La guerra financiada por los EE. LA. en El Salvador creó estos problemas, como lo demuestra el hecho de que el país no los tenía antes del conflicto.

Para el sistema global capitalista-imperialista, es necesario tener una minoría súper explotada que exista tanto en las naciones del Primer Mundo como en la periferia de los países del Tercer Mundo.

La política de inmigración y las deportaciones trabajan para mantener un equilibrio estable entre las poblaciones súper explotadas en ambas áreas, al tiempo que cumplen las promesas al chauvinismo racial del Primer Mundo que culpa a los inmigrantes de los males sociales en las naciones centrales al capitalismo. Esta es la situación que enfrentan muchos salvadoreños, haitianos y otros inmigrantes en peligro de deportación.

Lo que a menudo se deja fuera de las historias de deportación es el impacto social que tienen en las vidas de los inmigrantes que están separados de sus familias y la violencia y las dificultades económicas que enfrentan en sus hogares.

Por supuesto, estos problemas tienen poco que ver con las acciones de los inmigrantes. Son el resultado directo de la guerra imperialista, el saqueo y la destrucción por parte de los imperialistas estadounidenses y la burguesía compradora que se alía con los imperialistas.

Al mirar los recientes comentarios de Trump, es importante recordar que el verdadero paísagujero de mierdaes Estados Unidos, que ha privado al Sur Global de sus recursos y soberanía nacional a través de la destrucción planificada.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.