Violentas protestas en Nicaragua: el nuevo rostro del imperialismo

Avatar

BY RAMIRO SEBASTIÁN FÚNEZ

¿Estudiantes? Sip. ¿Guarimbas? Claro. ¿Hashtags de Twitter? Seguro.

A primera vista, las protestas antigubernamentales en Nicaragua parecen poseer todos los rasgos de un levantamiento popular. Al menos así es como los medios convencionales los pintan.

Su guión es más o menos así: “Los jóvenes a favor de la democracia se están alzando contra la dictadura del presidente Daniel Ortega, que está reforzando su control del poder y cometiendo violaciones de los derechos humanos contra la oposición pacífica”.

¿Suena familiar? Por supuesto que sí.

Es la misma secuencia de comandos típicos que se utiliza contra todos los líderes mundiales que se niegan a inclinarse ante el establecimiento mundial occidental rico. Reemplazar el nombre de Ortega por el presidente venezolano Nicolás Maduro, el presidente boliviano Evo Morales, el presidente sirio Bashar al-Assad, el presidente iraní Hassan Rouhani o el presidente chino Xi Jinping. Notarás rápidamente un patrón.

En los últimos cinco años, los cinco líderes antes mencionados y sus seguidores han sido atacados por los medios principales con las mismas líneas del mismo libro de juego. Poseído y controlado por la élite global, los medios dominantes de noticias intencionalmente enmarcan la información de maneras que promueven cambios políticos y económicos en esos países. Cambios que engordaran los bolsillos de los inversionistas de Wall Street y London Stock Exchange.

Este patrón recurrente de protestas “a favor de la democracia” que ocurren en países que son independientes de Occidente es emblemático de la nueva cara del imperialismo. Nicaragua, Ortega y el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, conocido como el FSLN o más simplemente, los sandinistas, son simplemente los últimos objetivos.

Mientras que algunos nicaragüenses han expresado preocupaciones legítimas con las políticas de Ortega, las instituciones occidentales se han apropiado y explotado estas preocupaciones para satisfacer sus objetivos imperiales. Cualesquiera que sean los problemas internos del país, corresponde al gobierno democráticamente elegido del país y a su pueblo resolverlos sin interferencia externa.

Comprendiendo el imperialismo

 Una caricatura muestra al líder de la oposición venezolana derechista, Henrique Capriles, participando en una protesta “pro-democracia” en Venezuela.| Fuente: Carlos Latuff / Opera Mundi


Antes de investigar cómo se ve la nueva cara del imperialismo en Nicaragua, es importante que definamos y comprendamos qué es el imperialismo de manera más amplia.

El revolucionario ruso Vladimir Lenin estudió y escribió sobre el imperialismo durante su madurez, describiendolo como “la etapa más alta del capitalismo” en su famoso folleto de 1917. El capitalismo es un sistema económico en el que el comercio y la industria están controlados por un pequeño grupo de propietarios ricos con fines de lucro, en lugar de ser compartidos y poseídos colectivamente por todas las personas. Es el sistema económico que ha dominado el mundo desde el siglo XVIII y ha beneficiado al Occidente a expensas del Sur Global (Asia, África, América Latina y el Caribe).

A través de una amplia investigación económica, Lenin descubrió que el capitalismo había llegado a un punto irreversible a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. En esta coyuntura, el capitalismo se había extendido por todo el planeta, ya que el sistema económico dominante y todos los continentes habitables habían sido colonizados, lo que limitaba las oportunidades de nuevas fuentes de ganancias. Por lo tanto, el capitalismo se volvió aún más explotador y bárbaro en su forma imperialista, volcándose hacia adentro y comiéndose.

Tres ejemplos se destacan. Primero, el “Scramble for Africa” ​​entre 1881 y 1914, cuando los europeos colonizaron el continente y asesinaron a millones en busca de recursos como diamantes, cobre y oro. Segundo, la partición de Medio Oriente después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), cuando los europeos crearon nuevos límites artificiales y monopolizaron la industria petrolera. Tercero, el aumento de las intervenciones estadounidenses en América Latina y el Caribe después de la Guerra Hispanoamericana de 1898. Fue entonces cuando Washington comenzó a invadir directamente la región para asegurar el café, el banano, el petróleo y el acceso a rutas y recursos comerciales importantes.

En general, la era del imperialismo (en la que todavía estamos hoy) está marcada por fuerzas occidentales que extienden su poder a través de la adquisición de tierras, recursos y mano de obra explotada. Estas adquisiciones se realizan de forma indirecta, en el arreos financieros del llamado “mercado libre”, y directamente a través de la invasión militar.

En los tiempos modernos, se emplea una combinación de tácticas financieras, mediáticas y diplomáticas para llevar a cabo la adquisición imperialista de recursos sin invasiones militares. Es más barato, más efectivo y mejor para la imagen occidental. Más sobre esto luego.

Ahora que tenemos una comprensión básica de lo que es el imperialismo, profundicemos en cómo ha evolucionado con el tiempo en Nicaragua.

Imperialismo en Nicaragua Antes de Los Sandinistas

“Evolución política de América Central y el Caribe”, Mapa de Centroamérica y el Caribe en 1830. | Fuente: Wikimedia Commons


Nicaragua, como la mayoría de América Latina y el Caribe, fue una colonia de España antes de convertirse en una neocolonia de los Estados Unidos. Una sección de su costa caribeña era una colonia británica.

El país centroamericano obtuvo la “independencia” de Madrid en 1821, junto con Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica. Toda la región fue anexionada por el Primer Imperio Mexicano por dos años, finalmente se liberó y formó la República Federal de América Central. En 1838, la República Federal de Centroamérica fue disuelta por conservadores ricos y blancos que apaciguaron a sus adversarios liberales al aceptar dejar a sus esclavos si la unión se disolvía. Por lo tanto, Nicaragua nació.

Nicaragua comenzó como la mayoría de sus vecinos. Una pequeña camarilla de ricos criollos, descendientes de conquistadores y esclavistas españoles, poseía la mayoría de la riqueza del país. Las masas mestizas, negras e indígenas sólo poseían una pequeña porción y vivían en la pobreza extrema.

A mediados del siglo XIX, Estados Unidos se interesó cada vez más en dominar Nicaragua. No solo por sus cultivos comerciales, como los plátanos y el café, sino también por su ubicación geográfica estratégica.

Un mapa de un canal transoceánico propuesto en Nicaragua.| Fuente: Port Economics


El concepto racista e imperialista de “Destino Manifiesto” se apoderó de los Estados Unidos, obligando a los colonizadores blancos a moverse hacia el oeste a las tierras ocupadas de los indígenas y los mexicanos para establecer asentamientos urbanos y rurales. Mientras tanto, el oro fue “descubierto” en California, atrayendo personas y recursos a la región.

A los ojos de los jóvenes imperialistas, Nicaragua proporcionó la ruta marítima perfecta hacia la costa del Pacífico de los Estados Unidos desde el sur. Solo unas 170 millas separan los océanos Atlántico y Pacífico en el sur de Nicaragua, donde se puede tomar el río San Juan desde el Mar Caribe hasta el Lago de Nicaragua y hacia el Océano Pacífico.

Anticipando el futuro, los planes de Estados Unidos para construir un canal transoceánico en Panamá, que entonces formaba parte de Colombia, los británicos planearon construir un canal propio en la región. Abarcaría desde su asentamiento caribeño en Nicaragua, donde cultivaban algodón, hasta el Pacífico. Sin embargo, los imperialistas de los Estados Unidos lograron asegurar una alianza con los ricos y blancos terratenientes nicaragüenses, consolidando su control sobre la ruta comercial clave.

Los confederados planeaban enviar a personas esclavizadas fuera de Nueva Orleans — el segundo puerto más grande de los Estados Unidos y el cuarto más grande del mundo — a Nicaragua. Desde Nicaragua, serían enviados a California, Oregón y Washington para construir infraestructura y buscar oro. Sería más barato y requeriría menos trabajo que tener que construir nuevas líneas de ferrocarril de Sur a Oeste.

Una representación de una ruta comercial confederada propuesta de Nueva Orleans a Nicaragua a California. | Fuente: Google Maps

William Walker, un empresario confederado y dueño de esclavos de Nashville, Tennessee, invadió Nicaragua con un grupo de mercenarios estadounidenses y se declaró a sí mismo presidente el 12 de julio de 1856. Inmediatamente revirtió la abolición de la esclavitud en Nicaragua e incluso ideó planes para finalmente conquistar todos Centroamérica para la Confederación. Su objetivo era transformar la región en una plantación de esclavos gigantes. Walker fue ejecutado más tarde en 1860 por un pelotón de fusilamiento bajo las órdenes del general hondureño Florencio Xatruch.

Un año después, comenzó la Guerra Civil de los Estados Unidos, que finalmente terminó en 1865 con una victoria en el Norte. La Decimotercera Enmienda fue aprobada, aboliendo formalmente la esclavitud en los Estados Unidos. Los confederados dueños de esclavos, junto con sus sueños de una gigantesca plantación Centroamericana de esclavos, fueron aplastados.

Los criollos nicaragüenses que previamente habían planeado permitir a los Confederados esclavizar a su país ahora se aliaron con el metropolitano, los élites yanquis en la ciudad de Nueva York y en Washington. Los planes para un canal interoceánico dominado por los Estados Unidos no llegó a ninguna parte, pero el control de Wall Street y la Casa Blanca sobre Nicaragua fue fortificada

Los Estados Unidos gobernaron Nicaragua sin oposición desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XX. Invadieron el país centroamericano en 1853, 1854, 1857, 1867, 1894, 1896, 1898, 1899, 1910 y 1912. La invasión de 1912 duró hasta 1934, cuando el guerrillero comunista Augusto César Sandino fue asesinado por la Guardia Nacional apoyada por los Estados Unidos. Sandino organizó insurrecciones armadas de campesinos contra los Infantes de Marina y la Guardia Nacional de los Estados Unidos a finales de los años veinte y principios de los treinta.

A lo largo de todas estas invasiones, los criollos nicaragüenses de derecha expresaron su implacable apoyo a sus señores imperiales. Sus representantes, la familia de extrema derecha Somoza, gobernaron sin interrupción desde 1936 hasta 1979. Durante su permanencia en el cargo, mataron a miles de comunistas, organizadores sindicales, indígenas y negros.

El presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, promocionado por la izquierda del Primer Mundo como “progresista”, comentó una vez que “[Anastasio] Somoza [García] puede ser un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

El imperialismo en Nicaragua después de Los Sandinistas

Brigada de guerrilleras del FSLN.| Fuente: Monica Baltodano Archive


El 19 de julio de 1961, un joven profesor, bibliotecario y activista nicaragüense llamado Carlos Fonseca dirigió los esfuerzos para establecer el FSLN. Inspirados por las revoluciones cubana y argelina, Fonseca y los co-fundadores Tomás Borge y Silvio Mayorga declararon la guerra a la dictadura de la familia Somoza.

Los sandinistas eran Marxistas-Leninistas que admiraban la Unión Soviética, China y Cuba, pero aplicaban el socialismo a las condiciones de Nicaragua. Un país con más del 90% de cristianos y que se inspiró en el heroísmo de Sandino. Fonseca, Borge, Mayorga y su creciente número de compañeros pronto comenzaron a albergar discursos y clases poderosas sobre el socialismo y la guerra de guerrillas en las iglesias de todo el país.

Durante más de una década, los Sandinistas reclutaron a los sectores más oprimidos de la sociedad nicaragüense — mujeres, campesinos, indígenas y negros — a su partido. También secuestraron a miembros de la elite de derecha de Nicaragua, incluidos los soldados, banqueros, políticos y celebridades de Somoza, ganándose la etiqueta de “terrorista” de los medios conservadores.

La dictadura de Somoza, con el respaldo financiero y político de Washington, ejecutó a miles de personas que se pensaba estaban asociadas con los Sandinistas. En 1978, el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, cortó la ayuda a los Somoza luego de que innumerables informes de sus asesinatos en masa, que anteriormente habían sido dejados de lado como “propaganda comunista”, resultaron ser ciertos.

Para 1979, las guerrillas Sandinistas controlaban más del 90 por ciento del país. El 19 de julio de 1979, exactamente 18 años después de que Fonseca, Borge y Mayorga fundaran el partido, el FSLN declaró la victoria. El último Somoza en el poder (Anastasio Somoza DeBayle) renunció y huyó a Miami. Los Sandinistas entraron a Managua y alzaron su bandera roja y negra sobre el palacio presidencial de Managua.

Los Yankees aprendieron una lección muy importante ese día: si querían mantener el control imperialista sobre América Latina, tendrían que cambiar radicalmente su estrategia. Financiar y apoyar brutales dictadores de derecha en la región solo exacerba la “amenaza del comunismo”, dado que más personas se sienten compelidas a unirse a movimientos de resistencia de izquierda como el FSLN.

El presidente estadounidense Ronald Reagan,un anticomunista acérrimo que asumió el poder en 1981, desarrolló una nueva estrategia. La estrategia consistió en armar, entrenar y financiar grupos de extrema derecha en países que se liberaron del imperialismo estadounidense y presentarlos como “luchadores por la libertad a favor de la democracia”.

Su objetivo era aterrorizar y desestabilizar el país tanto como fuera posible para crear un estado de caos. El caos sería entonces culpado a las políticas e ideologías de los gobiernos revolucionarios. Y cuando los gobiernos antiimperialistas se defendieron de los terroristas respaldados por Occidente, fueron acusados de “abusar de los derechos humanos” y de “silenciar la disidencia”. Esta estrategia astuta y engañosa es parte integral de la nueva cara del imperialismo que atormenta al mundo hoy.

Los medios de comunicación tradicionales, por supuesto, desempeñaron un papel importante en el refuerzo de esta estrategia.

En Afganistán, por ejemplo, Estados Unidos apoyó a los Talibanes contra el Partido Democrático Popular de Afganistán, un movimiento marxista-leninista que también tomó el poder en 1979. Los Talibanes, un grupo reaccionario, fundamentalista islámico, que viola los derechos de las mujeres, fueron anunciados como “Demócratas jeffersonianos”, mientras que los afganos comunistas que lideraron el gobierno socialista fueron condenados como “tiranos” y “títeres Soviéticos”.

Varios años después de que los Talibanes obligaron a los comunistas a abandonar el poder, The Independent — con sede en los EE. UU. — publicó este artículo sobre Osama Bin Laden.

Un artículo de 1993 sobre Osama Bin Laden en The Independent, un periódico británico. | Fuente: The Independent


Los equivalentes nicaragüenses de los llamados “luchadores pro-democracia” talibanes fueron los Contras, la versión abreviada de la palabra española para “contrarrevolucionarios”.

Los Contras eran mercenarios de derecha armados y entrenados por los Estados Unidos en la vecina Honduras, donde planearon más de 1,300 ataques terroristas en Nicaragua cuando era liderada por los Sandinistas. Desde bombardear plazas públicas hasta decapitar a simpatizantes Sandinistas, los Contras eran conocidos por sus tácticas brutales y bárbaras.
Los Contras también sirvieron como narcotraficantes para los carteles colombianos, asegurándose de que la cocaína producida en América del Sur inundará las calles de los Estados Unidos. Dos ex-contras nicaragüenses revelaron en una entrevista con el Washington Post que la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos les otorgó la autorización en 1984 para aceptar aviones y dinero en efectivo de un hombre bajo acusación federal por cargos de narcotráfico.

La cocaína que fue traficada en las barrios de los Estados Unidos por los Contras desempeñó un papel en la división y destrucción de los movimientos revolucionarios de los Latinos y los Negros como el Black Panther Party y el Young Lords Party. El crack, la forma fumable de la cocaína, destruyó por completo a miles de potenciales revolucionarios. Reagan y los imperialistas de los Estados Unidos estaban, en esencia, matando a dos pájaros con un tiro.

En 1985, Reagan se refirió a los Contras como “el igual moral de nuestros Padres Fundadores”.

Para 1990, después de más de una década de esfuerzos de desestabilización de los Estados Unidos en Nicaragua, los Sandinistas perdieron el poder del estado. Bajo presión, acordaron celebrar elecciones con una coalición de oposición conservadora respaldada por los Estados Unidos, la Unión Nacional de Oposición, que ganó la presidencia. La elección, debe mencionarse, se vio envuelta en acusaciones de ser manipulada a favor del campo conservador de la oposición. Ortega, un veterano guerrillero y organizador socialista que dirigió el país desde 1979 hasta 1990, fue destituido.

Todas las ganancias que obtuvieron los Sandinistas en el corto período de tiempo que estuvieron en el poder — como la licencia pagada de maternidad, la vivienda, la alimentación, la educación y la atención médica — se vieron revertidas.

En 2007, Ortega regresó al poder al ganar las elecciones presidenciales, cambiando el nombre de su antiguo partido marxista-leninista como un movimiento socialista y cristiano democrático. Esto ocurrió en el contexto de la “Marea Rosa”, un término utilizado para describir el ascenso de los líderes socialdemócratas y democráticos socialistas en América Latina desde 2006-2012.

De izquierda a derecha: Manuel Zelaya de Honduras, Rafael Correa de Ecuador, Hugo Chávez de Venezuela, Daniel Ortega de Nicaragua y Evo Morales de Bolivia.| Fuente: teleSUR

Evo Morales ganó en Bolivia. Rafael Correa ganó en Ecuador. Manuel Zelaya ganó en Honduras. Mauricio Funes ganó en El Salvador. Fernando Lugo ganó en Paraguay. Michelle Bachelet ganó en Chile. Mientras tanto, Venezuela tenía a Hugo Chávez, Cuba tenía a Fidel Castro y Brasil a Luiz Inácio Lula da Silva, conocido simplemente como Lula.

Fidel fue el único comunista del grupo. No obstante, todos estos líderes introdujeron cambios sociales progresivos que fueron apoyados por las masas de la clase trabajadora.

Desde que recuperaron el poder en 2007, Ortega y los Sandinistas han reintroducido lentamente los programas sociales por los que lucharon con uñas y dientes en el pasado. Sin embargo, esto ha sido complicado debido a la enorme cantidad de deuda con la qual han sido acorralados para pagar al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, FMI.

Además, la oposición conservadora controlaba la Asamblea Nacional hasta 2011, obstruyó innumerables leyes que abogan por los trabajadores, las mujeres, los niños, los campesinos y las comunidades negras e indígenas. Para colmo, los legisladores estadounidenses han estado presionando para aprobar la Ley de Condicionalidad de Inversión de Nicaragua, más comúnmente conocida como la Ley NICA, que impediría que el país reciba préstamos de instituciones globales.

Aún así, los Sandinistas han podido aumentar la alfabetización, la esperanza de vida, la participación de los votantes y las tasas de propiedad de viviendas, al mismo tiempo que reducen sus emisiones de carbono, beneficiando al medio ambiente. Nicaragua también tiene algunas de las tasas de homicidios más bajas de América Central, una de las regiones más peligrosas del mundo.

En 2017, una encuesta descubrió que Nicaragua era el país donde los ciudadanos experimentaron los mayores avances en la felicidad general. Los resultados de la encuesta se basaron en preguntas sobre la calidad de vida, los ingresos y la salud, así como las percepciones de libertad, honestidad y generosidad.

Aunque lejos de ser perfecta, Nicaragua sigue siendo más desarrollada, más igualitaria y más segura que sus vecinos centroamericanos, como Honduras, que está experimentando la pobreza extrema y la violencia de la derecha.

Protestas del 2018: La nueva cara del imperialismo

Un manifestante enmascarado que sostiene una bandera Nicaragüense y un cartel con un mensaje que dice en español: “No más muertes”, participa en una manifestación.| Fuente: Associated Press


Es importante señalar que los enemigos derechistas de Ortega y los Sandinistas nunca quedaron completamente fuera del país como fue hecho en Cuba después de la revolución en 1959.

En ese sentido, Nicaragua es similar a Venezuela Bolivariana. Ambas operan con los límites de la política burguesa electoral afectando sus habilidades para deshacerse del enemigo de una vez. Esto permite que la oposición intente nuevos tácticas al estilo Contra para servir los intereses del imperialismo como vemos hoy.

Desde el 2007, la derecha opositora en Nicaragua — los descendientes de los conquistadores, los Somozistas y los Contras — se han esforzado para sabotear a Ortega, los Sandinistas y sus planes para el desarrollo social. La misma cosa está sucediendo en Venezuela y Bolivia contra los gobiernos que cuentan con un masivo apoyo popular de Maduro y Evo.

Aunque Nicaragua no posee recursos naturales como el petróleo y el litio, como es el caso con Venezuela y Bolivia, se sitúa en una estratégica localización geográfica como ya mencione. No sólo debido a su potencial para el transoceanic canal pero también a causa de que está en pleno yugular de las rutas de cocaína en Latino América controladas por los EE.UU.

important to note that the right-wing enemies of Ortega and the Sandinistas were never entirely pushed out of the country, as they were in Cuba after its 1959 revolution.

Radar data del flujo de drogas ilícitas colectada por los EE.UU. | Fuente: New York Times


En general, hay todavía un montón de factores cuando hablamos del control sobre Nicaragua y su territorio. Es la razón por que la oposicion, apoyada por los EE.UU, todavía intenta reconquistar la nación Centroamericana. Armados con el dinero de Washington y las lecciones de Reagan de calificar a sí mismos como una oposición “pro democracia”, comenzaron a lanzar nuevas ofensivas seis años después de la toma de posesión de Ortega.

En 2013, la oposición nicaragüense se infiltró en manifestaciones pacíficas que exigían un mayor gasto del gobierno en el Instituto de Seguridad Social del país, convenciendo a la gente a tomar armas contra los Sandinistas y el socialismo. Las protestas fueron organizadas con la ayuda de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua. No lograron ganar impulso.

Un año después, cuando Nicaragua hizo planes con China para construir un canal transoceánico en todo el país, la oposición también realizó protestas. Esta vez, se realizaron bajo la bandera de “ambientalismo”, a pesar de que se pusieron restricciones estrictas a los daños ambientales potenciales. La derecha nicaragüense estaba perfectamente contenta con la construcción de un canal interoceánico cuando los Yankees planeaban construir uno. Pero ahora que Nicaragua y China estaban cooperando para construir una en beneficio del Sur Global, resulta que se molestaron. Su hipocresía es asombrosa.

Las protestas de oposición más recientes y fuertes comenzaron el 18 de abril de 2018, cuando Ortega introdujo aumentos menores en los impuestos. Los aumentos propuestos fueron minúsculos y afectaron principalmente a los nicaragüenses de clase media y alta, pero fueron descritos como una mala gestión y usurpación económica “dictatorial”. Ortega eventualmente rescindió los aumentos en respuesta a su oposición pero la violencia de derechista continuó.

La oposición está exigiendo recortes en el gasto gubernamental en programas sociales, la cancelación de los planes de desarrollo del canal transoceánico con China, quieren permitir que los medios privados tengan más licencias de transmisión y que Ortega renuncie al poder. Convenientemente, sus “demandas” coinciden casi exactamente con lo que Estados Unidos, el Banco Mundial y el FMI han estado presionando para implementar en el país durante años.

Se calcula que entre 264 y 351 personas murieron como resultado de las protestas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Sin embargo, la mayoría de los muertos eran simpatizantes Sandinistas y policías que se oponían a los bloqueos de calles y los ataques terroristas de derecha. Los principales medios de comunicación han intentado culpar a Ortega por todas estas muertes sin mencionar el papel que jugaron la oposición en la violencia.

Los periodistas independientes Kevin Zeese y Nils McCune han publicado un informe que expone las mentiras que rodean la cobertura occidental de las protestas. En el informe se incluyen relatos de las tácticas brutales y espantosas empleadas por la oposición, como el linchamiento, que nunca se mencionan en la televisión y en los periódicos. Se asemejan a los actos bárbaros cometidos por los Contras en los años ochenta. El informe, sin embargo, no ha sido distribuido por ninguna de las estaciones de noticias controladas por los capitalistas.

En este momento, mientras escribo estas palabras, las protestas se han calmado en su mayoría. La oposición derechista se ha retirado a la luz de las recientes manifestaciones a favor del gobierno en todo el país que se han llevado a cabo en defensa de Ortega y los Sandinistas. La amenaza de desestabilización imperialista en Nicaragua permanece pero por ahora ha disminuido.

Ahora que hemos analizado la historia del imperialismo en Nicaragua y cómo da forma a las protestas de derecha que toman lugar hoy en el país, podemos entender la verdadera naturaleza de este último.

Las protestas de la oposición en Nicaragua, que han cobrado cientos de vidas a través de actos de violencia bárbara, representan la nueva cara del imperialismo. Usando una combinación de tácticas financieras, mediáticas y diplomáticas, los Yankees y sus perros faldones de Nicaragua están convenciendo al público en general de que Ortega y los Sandinistas son “tiranos” que deben renunciar. Además, están convenciendo a la gente de que estos fascistas antigubernamentales son, de alguna manera, “luchadores por la democracia” que quieren mejorar su país. En realidad, lo contrario es cierto.

En momentos como estos — eras del engaño imperialista de masas — se puede recurrir al revolucionario Negro Malcolm X para obtener información e inspiración.

“Los medios de comunicación son la entidad más poderosa en la tierra”, dijo.

“Tienen el poder de hacer que el inocente sea culpable y hacer que el culpable sea inocente, y ese es el poder. Porque controlan las mentes de las masas.”

Ten en cuenta esto la próxima vez que tu pariente, compañero de trabajo o vecino diga mierdas sobre Nicaragua.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: