Acabemos con el reggaetón reaccionario

POR CARLOS CRUZ MOSQUERA

Seamos honestos, el reggaetón produce la música más gustosa, incluso si algunos de nosotros odiamos admitirlo. Se ha convertido en una parte importante de la cultura Latinoamericanx, en la matria grande y en la diáspora.

Como el hip-hop, de donde está en parte arraigado, el reggaetón puede y ha servido como un canal para las emociones de un pueblo oprimido, en una sociedad dominada por un sistema económico salvaje. Al estudiar las letras de una canción de reggaetón, estamos estudiando las realidades de los pueblos Latinoamericanxs. Es una válvula de liberación razonable y justificable para millones de jóvenes.

Sin embargo, el reggaetón también puede ser opresivo y reaccionario. La crítica obvia y más antigua son sus liricas misóginas y la objetivación de las mujeres, un reflejo de un problema más amplio que prevalece en la cultura y la sociedad latinoamericanx.

Los artistas de reggaetón ahora también se han convertido en portavoces importantes para las élites capitalistas y sus intereses. Esto no es sorprendente cuando algunas canciones alcanzan miles de millones de vistas y escuchadas.

Una de las estrellas más importantes del género, Arcangel, por ejemplo, se ha permitido ser utilizado por las élites de derecha para atacar a la Venezuela socialista. En 2014, el artista dominicano-estadounidense llamó al presidente Nicolás Maduro “hijo de puta” en un concierto e instó a los venezolanos a derrocarlo para que pudiera ir a tocar allí.

Como si eso no fuera suficiente, a principios de este año Arcangel sacó una canción con la estrella del trap puertorriqueño Bad Bunny donde dice: “No me llevo bien con los trabajadores, por la sencilla razón de que fui criado con los dueños”. Si él no tuviera un historial de alinearse con las élites derechistas y atacar activamente gobiernos de izquierda y progresistas en América Latina, entonces uno tal vez podría dejarlo ir como simple ignorancia.

Él no es el único tampoco. Los mejores artistas de reggaetón parecen ser perros fieles y sin vergüenzas de sus maestros corporativos. Maluma, el artista colombiano que ha alcanzado la fama en los últimos años y ha acumulado cientos de miles de millones de vistas en YouTube, recientemente publicó una foto con una oficial de la patrulla fronteriza israelí, diciendo que era su “nueva seguridad”.

Nuevamente, esto lo podríamos quizás perdonarlo debido a la ignorancia si no fuera por un comportamiento consistente que demuestre que se ha alineado con las fuerzas opresivas en el continente. El año pasado, iba a ser galardonado con una estatuilla de oro en Panamá. Cuando su equipo descubrió que sería un presentador negro que le daría el premio, dijeron que no lo aceptaría. Además, se sabe que sus letras, videos y su tratamiento de las mujeres en sus conciertos son severamente misóginos, superando a muchos otros artistas que han sido acusados ​​de lo mismo.

Sin embargo, si hubiera un artista que tomaría la corona por el más reaccionario, sería Daddy Yankee. Como su nombre lo sugiere, su lealtad es con el imperio yanqui más que con su propia gente. Al menos siempre ha sido abierto sobre eso, ¿verdad?

Durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2008, Daddy Yankee no solo apoyó al antiinmigrante, imperialista John McCain. También hizo todo lo posible para apoyarlo en eventos públicos y mítines, lo que le valió críticas de otros artistas que lo llamaron “vendido”.

En respecto a Venezuela, fue incluso más allá que Arcangel, lanzando una canción contra el revolucionario venezolano Hugo Chávez, diciendo que el líder de la izquierda estaba “matándonos con tanto sufrimiento”.

A principios de este año, Daddy Yankee y Luis Fonsi, los protagonistas de la canción “Despacito”, irritantemente pegadiza, se lanzaron a las redes sociales para decir que no le dieron permiso a Maduro de usar su canción como “propaganda”. Decían falsamente que los venezolanos están viviendo bajo una dictadura y que Maduro fue responsable de la muerte de cientos de manifestantes. Daddy Yankee agregó que no irá a Venezuela hasta que Maduro ya no esté en el poder.

Parece que el pobre Daddy Yankee no podrá visitar Venezuela en los años que vienen, ya que las últimas elecciones mostraron que el partido gobernante de izquierda cuenta con el apoyo de la mayoría de los votantes. ¡Qué dictadura!

No hay espacio suficiente para invocar todas las artimañas elitistas y reaccionarias de los artistas de reggaetón y sus maestros políticos. Como diáspora, no solo debemos denunciar a estos artistas individualistas que atacan el progreso socialista. Debemos también asegurarnos de que no estemos ayudando a mantenerlos económicamente.

Apoyemos la cultura de nuestro pueblo, asegurándonos de que represente las causas y los ideales de la mayoría, no las fantasías racistas, misóginas y elitistas de unos pocos.

1 Comment
  1. ElDoble 8 months ago
    Reply

    No mames, el reguetón ¿qué? Todos sabemos que es una mierda compañero. Mejor propón alternativas. No merece glorificar un genero bastardo proimperilista de control de masas.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: