President Miguel Diaz-Canal shakes hands with Comrade Raul Castro at Cuba's IX National Assembly for People's Power.

5 cosas que debes saber sobre Miguel Díaz-Canel de Cuba

POR LOLA CAMPOS

Cuba eligió un nuevo presidente: Miguel Díaz-Canel.

Pasaron solo minutos antes de que todos los gusanos del condado de Miami-Dade subieron a sus teléfonos y lanzaron sus falsos análisis de los procesos políticos de Cuba y su futuro. De modo, no debemos creer a los reaccionarios.

Aquí hay cinco cosas que debes saber sobre el nuevo presidente que toma las riendas del gobierno revolucionario más antigua de América Latina y el Caribe.

1. Es un veterano.

Obviamente, cualquier persona elegida para el liderazgo de Cuba tiene un largo legado de servir a la gente. Díaz-Canel no es una excepción.

Sirvió tres años en el Ejército Revolucionario del Pueblo y fue nombrado Vicepresidente de Cuba en 2013. Antes de eso, fue nombrado Ministro de Educación Superior en 2009. También se desempeñó como guardaespaldas personal de Raúl Castro. Díaz-Canel creció en Santa Clara, la famosa provincia donde Ernesto “que” Guevara dirigió una de las batallas más importantes de la guerra revolucionaria contra la dictadura de Fulgencio Batista respaldada por los Estados Unidos.

Ha estado involucrado en asuntos políticos de izquierda durante la mayor parte de su vida.

2. Es anticapitalista y ferozmente antiimperialista.

Tras su elección, muchos especularon que Díaz-Canel introduciría cambios económicos y políticos por los cuales las elites capitalistas-imperialistas globales están salivando. Este no es el caso.

Durante su discurso de aceptación, Díaz-Canel dejó en claro su posición al decir que “la política exterior cubana permanecerá sin cambios y reiteramos que nadie podrá debilitar la Revolución ni hacer rendir al pueblo cubano porque Cuba no hace concesiones contra su soberanía e independencia”.

También defendió la autodeterminación de su nación. “Nunca cederemos a la presión o las amenazas”, el dijo. “Los cambios que sean necesarios continuarán siendo decididos soberanamente por el pueblo cubano”. Haga clic aquí para ver su discurso de aceptación total.

Además, Díaz-Canel ha aportado sus propias reflexiones sobre la importancia de la unidad de América Latina y el Caribe en organizaciones como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA.

3. Él es progresivo y practica lo que predica.

Díaz-Canel no es reaccionario. Es un revolucionario progresista que ha servido a cubanos de todos caminos de la vida.

Después de la caída de la Unión Soviética en 1991, Cuba ingresó en el Período Especial, cuando la comida y los recursos eran extremadamente escasos. Durante este tiempo, Díaz-Canel montó su bicicleta a trabajar para ahorrar petróleo en lugar de utilizar el servicio de automóvil privado al que tenía acceso como ministro del gobierno. Además, cuando un club gay en su provincia fue atacado por manifestantes, se mantuvo, como cualquier revolucionario, en solidaridad con la comunidad LGBTQ + y defendió sus derechos.

Díaz-Canel recibe al presidente boliviano Evo Morales en La Habana, Cuba. | Fuente: @evoespueblo


Díaz-Canel da la bienvenida al presidente venezolano, Nicolás Maduro. | Fuente: @nicolasmaduro


4. Continuará las alianzas de Cuba con estados progresistas de América Latina y el Caribe.

Díaz-Canel hizo una declaración pública clara cuando recibió al presidente boliviano Evo Morales y al presidente venezolano Nicolás Maduro como los dos primeros jefes de estado en visitarlo en Cuba. Mostró al mundo que Cuba continuará defendiendo a los líderes izquierdistas elegidos democráticamente y con apoyo popular en la región.

Lo más importante es que envió un mensaje al hegemón capitalista-imperialista más grande, los Estados Unidos, de que Cuba no traicionará su revolución.

Díaz-Canel también reiteró el apoyo de Cuba al presidente nicaragüense Daniel Ortega y su gobierno progresista sandinista, mientras los “manifestantes” de derecha lideran los recientes ataques en todo el país en una operación que es una copia de la campaña derechista del 2014 en Venezuela llamada “La Salida.”

La Novena Asamblea Nacional para el Poder Popular el 19 de abril de 2018. | Fuente: Parlamento Cubano


5. Fue elegido democráticamente.

Aunque el New York Times y Miami Herald pueden hacer que pienses lo contrario, Díaz-Canel no es el “sucesor elegido” de Raúl. Es importante entender el sistema democrático de Cuba para saber por qué esto no es cierto.

Cuba acaba de convocar sus últimas elecciones legislativas para elegir a 605 representantes durante la Novena Asamblea Nacional del Poder Popular. La mitad de los representantes provinieron de elecciones municipales y la otra mitad fue nominada por diversos sectores agrícolas, sindicatos y organizaciones sociales. Hubo varias elecciones de antemano para reducir el grupo hasta que se eligieron los candidatos finales. La elección decisiva tuvo lugar el 11 de marzo de 2018, cuando el 86 por ciento de los cubanos (7,6 millones) votaron por sus representantes.

Estos 605 legisladores fueron seleccionados por millones de cubanos. La mayoría de los elegidos (más del 53 por ciento) son mujeres. Más del 40 por ciento de los elegidos son negros o personas de color. Estas personas, que representan casi todos los sectores de la sociedad cubana, sin compensación o intereses monetarios, y que están avalados por millones, emiten sus propios votos para elegir al nuevo presidente de Cuba.

Así es como Díaz-Canel fue llevado al poder.

La revolución continúa

Con todas sus calificaciones, estamos seguros de que el futuro de Cuba permanecerá en buenas manos por muchos años más. Algunos de la izquierda han expresado su desilusión por tener a otro cubano visiblemente blanco al frente de la revolución, lo cual es una preocupación válida. Sin embargo, debemos recordar que esto está lejos de ser la única posición de poder dentro de la revolución.

Nuestra mirada desde fuera de Cuba está contaminada por el paradigma capitalista-imperialista individualista que dicta los poderes presidenciales como el único poder. Para Cuba, como lo son para muchas otras cosas en la isla, esto no es un hecho. Cuba es el segundo país en el mundo, después de Ruanda, con el mayor número de mujeres en su parlamento.

La nación caribeña continúa desafiando los estereotipos con médicos, ingenieros y líderes políticos negros. Esperamos el día en que una mujer negra sirva como presidenta de Cuba, pero esto no significa que se les impida el liderazgo en la isla. Es todo lo contrario.

Confiamos en el compañero Díaz-Canel para que el pueblo cubano continúe su proceso revolucionario y su solidaridad con las naciones oprimidas en todo el Tercer Mundo.

Pa’lante, compañero.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.