Guerrilla urbana: La segunda ola de revolución en el Tercer Mundo

POR RAMIRO SEBASTIÁN FÚNEZ

A lo largo del siglo XX, la guerrilla jugó un papel importante en la liberación de los pueblos de Asia, África, América Latina y el Caribe del imperialismo.

La guerrilla es un método científico de combate utilizado por un grupo oprimido para luchar contra sus mejor entrenados y mejor equipados opresores. Grupos pequeños y móviles de actores no estatales se involucran en la lucha armada contra grupos grandes estacionarios de actores estatales, rodeando y neutralizando al enemigo en áreas dominadas por las masas oprimidas.

Los movimientos guerrilleros del siglo pasado, que se basan casi por completo en el Tercer Mundo, lucharon principalmente en las zonas rurales.

El Ejército Popular de Liberación en China lo hizo en la década de 1930 contra los japoneses y el ejército chino regular respaldado por los Estados Unidos y Europa. El Movimiento 26 de Julio en Cuba lo hizo en la década de 1950 contra la dictadura de Fulgencio Batista respaldada por los Estados Unidos. El Movimiento Popular para la Liberación de Angola lo hizo en las décadas de 1960 y 1970 contra los portugueses. Movimientos similares, algunos exitosos y otros no, surgieron en Asia, África, América Latina y el Caribe.

Sin embargo, a principios de siglo se produjo un cambio importante: el número de movimientos guerrilleros activos en el Tercer Mundo disminuyó drásticamente. Aunque algunos permanecen hoy, la mayoría depusieron las armas.

Esto no significa que la guerrilla como método científico de combate se agotó, de hecho, todo lo contrario. Significa que surgieron nuevas condiciones materiales, forzándola a evolucionar de su forma rural a su próxima forma urbana.

La guerrilla urbana, la etapa evolutiva de la guerrilla como ciencia, jugará un papel importante en la segunda ola de revolución en el Tercer Mundo. Sus tiemblas son imposibles de ignorar, debido a las crecientes protestas en barrios marginales de Asia, África, América Latina y el Caribe sobre temas producidos por el sistema global del capitalismo-imperialismo.

Sin embargo, para comprender adecuadamente los crecientes tiemblas de la segunda ola, primero debemos estudiar la disolución de la primera ola. Echemos un vistazo a algunas de las condiciones materiales que son responsables por la mudanza de la guerrilla rural hacia su forma urbana.

La disolución de la Unión Soviética

Desde su establecimiento formal en 1922, la Unión Soviética se comprometió a apoyar la revolución global.

Vladimir Lenin, Joseph Stalin y el pueblo soviético entendieron que los trabajadores y los oprimidos de todo el mundo tienen una obligación revolucionaria el uno con el otro. Deben unirse y defenderse a toda costa del violento sistema capitalista-imperialista que los mantiene pobres y aterrorizados. La práctica del internacionalismo proletario en las relaciones exteriores soviéticas varió con los tiempos, pero siempre estuvo presente.

Asesores militares soviéticos y del Bloque del Este brindan instrucción a las guerrillas comunistas de Angola. | Fuente: Wikimedia Commons


El apoyo soviético a los movimientos guerrilleros del Tercer Mundo alcanzó su punto más alto durante los años 60 y 70, décadas en que se formaron la mayoría de ellos. Pero con la creciente desestabilización de la Unión Soviética por fuerzas occidentales en la década de 1980 y su eventual disolución en 1991, las guerrillas se quedaron sin una fuente constante de armas, alimentos y otros recursos esenciales para la revolución.

La mayoría de los movimientos guerrilleros en el Tercer Mundo rural se redujeron o terminaron por completo. Los que se mantuvieron quedaron aislados y vulnerables a los ataques. Eso no significa que su única fuente de poder y legitimidad proviniera de Moscú. No obstante, la disolución de la Unión Soviética fue una tremenda pérdida para las guerrillas del Sur Global.

La implacable propaganda sobre el “fracaso del comunismo” y el “éxito del capitalismo” obligó a la mayoría a soltar las armas, trasladarse a las principales ciudades y participar en la política electoral. Aunque continúan los levantamientos de la guerrilla en las zonas rurales del Tercer Mundo, su tasa general de crecimiento ha disminuido drásticamente en comparación con el siglo pasado.

La aceleración del cambio climático

La disolución de la Unión Soviética creó nuevas condiciones económicas y políticas que contribuyeron al declive de la guerrilla. Otro factor, uno ambiental, ha sido igual de perjudicial: la aceleración del cambio climático.

Considerado en gran parte como una de las mayores amenazas para la existencia de la humanidad, el cambio climático es un proceso continuo por la cual las condiciones climáticas de nuestro planeta se vuelven más extremos. Más específicamente, la temperatura promedia de la Tierra está subiendo drásticamente, lo que facilita el aumento de los desastres naturales.

Mientras que el cambio climático se convirtió en un fenómeno observable durante la década de 1880, el pico de la industrialización capitalista, comenzó a acelerarse hacia el final del siglo XX. Desde 1979, por ejemplo, las temperaturas promedio de la tierra en todo el mundo han aumentado aproximadamente el doble que las temperaturas oceánicas promedio mundiales, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Anomalías anuales de temperatura. | Fuente: Administración Nacional Oceánica y Atmosférica


No sorprende que el cambio climático se haya encendido aún más a fines de la década de 1970 y comienzos de la de 1980 durante el apogeo del neoliberalismo. El neoliberalismo es un modelo económico que empuja al capitalismo hasta sus límites, incluida la privatización de las industrias públicas, la imposición de la austeridad, y la eliminación de las reglamentaciones sobre protecciones ambientales para las empresas multinacionales. También engendró el fenómeno conocido como tercerización, en el cual las corporaciones basadas en el Primer Mundo comenzaron a mudar trabajos a países del Tercer Mundo con regulaciones impositivas y regulaciones ambientales mínimas en un esfuerzo por reducir costos y aumentar las ganancias.

El neoliberalismo, en cierto sentido, se puede describir como el capitalismo con esteroides.

Todas estas políticas económicas neoliberales, especialmente la falta de adhesión a la protección ambiental, han sido desastrosas para el Tercer Mundo, específicamente en las áreas rurales.

En Asia, los monzones y las fuertes lluvias han dejado pueblos enteros sumergidos. En África, las sequías han dejado a millones de personas sin agua. En América Latina y el Caribe, los huracanes y los deslizamientos de tierra han golpeado y destruido la infraestructura. En todas estas regiones, los agricultores rurales pobres se han visto obligados a migrar a las zonas urbanas a busca la vida.

La mecanización del trabajo agrícola

En todo el Tercer Mundo, las familias campesinas pobres, la base histórica de los movimientos guerrilleros rurales, están empacando sus maletas y mudándose a los barrios marginales de las ciudades en números crecientes en respuesta a la mecanización del trabajo agrícola.

El trabajo agrícola ha sido durante mucho tiempo la principal fuente de alimentos e ingresos para las personas que viven en áreas rurales del Tercer Mundo. Durante miles de años, los agricultores de Asia, África, América Latina y el Caribe han participado directamente en la plantación, Crianza, venta y/o consumo de cultivos.

Agricultores en la cuenca del río Cañete, Perú. | Fuente: Centro Internacional de Agricultura Tropical


No cosecharon todos los frutos de su trabajo, pero fueron capaces de depender de sus habilidades para el sustento básico. Con el auge de la agricultura mecanizada, sin embargo, las máquinas comenzaron a reemplazar a los agricultores, dejándolos sin trabajo y sin ninguna forma de sobrevivir. Los tractores automáticos, las cosechadoras combinadas e incluso las computadoras comenzaron a reemplazar las manos de los trabajadores rurales.

La mecanización del trabajo agrícola también se revalorizó a fines del siglo XX, cuando los capitalistas adinerados explotaron los avances tecnológicos para contratar a menos trabajadores.

Los resultados han sido catastróficos.

En la India, por ejemplo, las tasas de suicidio entre los agricultores angustiados por el desempleo han aumentado significativamente. En 2004, 18,241 granjeros se suicidaron, informó The Times of India. en Guyana, 44.2 por cada 100,000 personas se suicidan anualmente, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de ellos son agricultores desempleados o hijos de agricultores desempleados, el 40 por ciento de los cuales usan pesticidas agrícolas para suicidarse, informó al Jazeera.

El surgimiento de la guerrilla urbana

Los dos últimos cambios en las condiciones materiales mencionados anteriormente (la aceleración del cambio climático y la mecanización del trabajo agrícola) han sido directamente vinculados a la urbanización por expertos de distintos posiciones políticos.

La urbanización es el desplazamiento global de la población de las áreas rurales a las urbanas, la última de las cuales se expande constantemente.

Eche un vistazo a estos hechos para comprender mejor la urbanización, cortesía de un informe de 2014 de las Naciones Unidas:

  • El mundo se ha vuelto más urbanizado que en cualquier punto de la historia humana.
  • Más de la mitad de la población mundial vive ahora en áreas urbanas.
  • Para 2050, se espera que aproximadamente el 70 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanas.
  • Se espera que la tasa de urbanización sea la más alta en Asia y África en las próximas décadas.
  • América Latina y el Caribe es la región con el segundo nivel de urbanización más alto, detrás de América del Norte.
  • Según las proyecciones, la población de tugurios del mundo llegará a 889 millones para 2020.

Aunque la urbanización está remodelando la apariencia del paisaje poblacional de cada país, ciertamente no está erradicando la esencia explotadora del sistema capitalista imperialista mundial. Simplemente le ha dado una nueva forma.

Un niño se sienta en una alcantarilla abierta en el barrio de Kibera, ubicado en Nairobi, Kenia. Con hasta un millón de residentes, Kibera es el barrio pobre más grande de África y fue el centro de las protestas postelectorales en 2007. | Fuente: Wikimedia Commons


Los mismos campesinos rurales que estaban oprimidos en las tierras agrícolas ahora están siendo oprimidos en las viviendas más pobres de las áreas urbanas. Barrios, favelas, tugurios, como se les llame, están reemplazando las áreas rurales pobres como centros de tormentas para la actividad revolucionaria en el Tercer Mundo.

Allí, se enfrentan con los mismos problemas que sufrieron en tierra rural.

Los trabajadores todavía están siendo explotados. Las mujeres todavía están siendo violadas. Las personas LGBTQ todavía están siendo atacadas. Los activistas laborales y los periodistas siguen siendo asesinados. Las personas negras e indígenas todavía están siendo sacadas a la fuerza de sus tierras. Los programas públicos aún se están recortando.

Dada la continuación y la exacerbación de estos problemas, es solo una cuestión de tiempo antes de que el proletariado del Tercer Mundo se vea obligado una vez más a recurrir a métodos revolucionarios y violentos de lucha contra sus opresores. La guerrilla, el método científico de combate utilizado por un grupo oprimido para luchar contra sus opresores mejor entrenados y mejor equipados, se aplicará dentro de la arena urbana.

Hemos visto varios ejemplos de potencial para esto en los últimos años, especialmente en las ciudades más grandes del tercer mundo. Allí, los grupos revolucionarios han podido organizar a millones de personas en los barrios marginales más pobres contra las elites gobernantes, respaldadas por el Occidente, que a menudo enfrentan violencia durante las protestas.

Miles de personas participan en una protesta en Odisha, India. | Fuente: Partido Comunista de la India (Marxista)


En Delhi, India, el Partido Comunista de la India (Marxista) ha movilizado a las masas contra el gobierno del primer ministro Narendra Modi. En Sao Paulo, Brasil, el Movimiento de Trabajadores sin Hogar, conocido como el MTST, ha organizado grandes acciones directas contra el gobierno del presidente Michel Temer. En Lagos, Nigeria, los sindicatos han liderado levantamientos exitosos contra el gobierno del presidente Muhammadu Buhari.

Estos grupos, y otros, han ganado influencia sobre barrios enteros de la clase trabajadora, estableciendo un poder dual contra el estado controlado por capitalistas.

Hemos visto ejemplos similares de organización urbana revolucionaria y control territorial en países más pequeños en todo el Tercer Mundo.

Avanzando la ciencia revolucionaria

En 1937, Público Mao Tse-tung “Sobre la Guerrilla“, que se basó en sus experiencias contra los imperialistas japoneses en China. En 1961, Ernesto “que” Guevara publicó “Guerrilla“, que se basó en sus experiencias contra la dictadura derechista de Batista en Cuba.

Ambos revolucionarios establecen tres conclusiones generales a partir de sus experiencias: 1) Las masas pueden ganar una guerra contra el enemigo más poderoso, siempre que estén organizadas y unidas, 2) No es necesario esperar hasta que existan todas las condiciones para hacer la revolución; la insurrección puede crearlos, 3) En el mundo subdesarrollado, las áreas rurales son la base para la lucha armada.

Aunque sus dos primeras conclusiones, sin duda, siguen siendo válidas tal como están, su tercera conclusión debe actualizarse. No es que sea incorrecto, es solo que en el momento en que Mao y Che lo plantearon como hipótesis, las condiciones materiales que se explicaron anteriormente aún no existían. La urbanización aún no era un factor significativo, pero ahora lo es.

Una nueva era de revolucionarios del Tercer Mundo está ahora en el proceso de experimentar con la guerrilla urbana, promoviendo la ciencia revolucionaria. Sus testimonios y experiencias prácticas sin duda servirán como guía para la liberación de las personas oprimidas en Asia, África, América Latina y el Caribe.

La segunda ola de la revolución del Tercer Mundo será más fuerte y más efectiva que la primera ola, ahogando a los capitalistas y los imperialistas en un mar de socialismo.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.