Una defensa del Tercermundismo desde el Tercer Mundo

POR JOSÉ CARLOS MARULANDA

Un camarada Afro-descendiente llamado Mond recientemente publicó un artículo en Medium acusando al Tercermundismo de “destruir los movimientos obreros e internacionalistas construidos por los trabajadores en los centros capitalistas-imperialistas”.

El párrafo introductorio argumenta que el sentimiento de culpa que sienten los blancos y el chauvinismo gringo, aunque a veces se ven como opuestos, se unen para defender en última instancia la supremacía blanca en el mundo. Él propone que la supremacía blanca, ya sea manifestada a través del chauvinismo atrevido o sutilmente a través del complejo de culpa blanca, ambos distorsionan la lucha de clases en los Estados Unidos. Hasta el final de este párrafo, no tenemos ningún problema con la pieza, y solo agregaríamos que estas distorsiones son conclusiones lógicas para los supremacistas blancos con el fin de justificar sus intereses materiales en el sistema capitalista.

En el segundo párrafo, sin embargo, hace un gran e inesperado salto, fijando la culpabilidad blanca al Tercermundismo como “su formación más popular”. Continúa para reducir a el Tercermundismo a una posición tomada por los blancos (debido a su culpabilidad blanca) para justificar su “inacción” y “nihilismo”. Al tomar una línea Tercermundista, según él, uno necesariamente cree que “no hay un potencial revolucionario para la clase trabajadora en los EE. UU.”

Este reduccionismo del comunismo del Tercer Mundo no es solo perezoso, sino que también es una acusación común de los principales partidos comunistas en Occidente para desviar que son beneficiarios del botín imperialista, abrazando los ideales eurocéntricos en general.

Entonces, ¿cuál es la verdadera línea comunista Tercermundista?

Lo que separa al Tercermundismo del comunismo clásico o del análisis izquierdista de la lucha de clases es el argumento de que los trabajadores occidentales / del primer mundo se benefician del imperialismo. Esto no es un mero “sentimiento”, sino una relación material real que puede ser científicamente entendida a través de un estudio exhaustivo del sistema capitalista global.

Tomemos el ejemplo proporcionado por el Dr. Zak Cope en su libro “Mundo Dividido Clase Dividida“. En 2012, alrededor de $1.7 billones de valor fueron transferidos de países no pertenecientes a la OCDE (principalmente naciones del Tercer Mundo) por medio de un intercambio desigual en manufacturas. En pocas palabras, los trabajadores y naciones del Tercer Mundo o del Sur Global están siendo despojados de una gran parte de su riqueza, ayudando a mantener los altos salarios de los trabajadores del Primer Mundo (y otros beneficios derivados del gasto público de sus gobiernos).

Del mismo modo, el economista marxista británico Tony Norfield expone el sistema imperialista actual en su libro, “The City”, al demostrar que las naciones del Primer Mundo continúan robando al resto del mundo de su riqueza material a través de una intrincada red de transacciones financieras. Por poner un ejemplo, Norfield muestra que, aunque el Reino Unido tiene un gran déficit comercial cada año debido a la producción de menos bienes de los que importa, no obstante sobrevive o compensa esta brecha a través de sus “servicios financieros” mundiales, que es realmente otra forma de decir el intercambio desigual imperialista. Los beneficios obtenidos de este sistema se utilizan posteriormente para subsidiar a las industrias Occidentales que fracasan y, por supuesto, a sus trabajadores, directamente a través de servicios públicos, como el Servicio Nacional de Salud (en el Reino Unido), o indirectamente a través del empleo.

La dependencia de los trabajadores del Primer Mundo de la riqueza robada de la superexplotación del Tercer Mundo está también expuesta en el reciente libro “El imperialismo en el siglo XXI” de John Smith. Smith muestra que, si bien solo se dan €0,95 a los fabricantes de Bangladesh para que compartan entre ellos y sus empleados una camiseta, una vez en Europa, esa misma camiseta se venderá por €4,95 para ser compartida por la compañía, sus empleados y el estado a través de los impuestos.

Smith critica a los marxistas occidentales por atribuir erróneamente la riqueza y el desarrollo en Occidente a los avances tecnológicos, identificando correctamente el intercambio desigual imperialista como la principal fuente de ganancias para las empresas, estados y trabajadores del Primer Mundo.

El comunismo Tercermundista no se puede considerar “revisionista” ya que es la aplicación de un análisis materialista, o un análisis marxista, a las condiciones actuales del capitalismo global. Tampoco son los intelectuales blancos burgueses quienes han llegado a esta conclusión (como denuncia el camarada Mond). En la década de 1920, por ejemplo, el revolucionario marxista latinoamericano José Carlos Mariátegui sostuvo que el socialismo en la región no podía ser “un rastro o una copia” del socialismo europeo, sino una “creación heroica” que explicaba “nuestra propia realidad, en nuestro lenguaje propio.”

Vinculados con el llamado de Mariátegui a una aplicación no eurocéntrica del marxismo hay líderes y pensadores revolucionarios del Tercer Mundo como Lin Biao, Ruy Mauro Marini, Che Guevara y más recientemente, Omali Yeshitela. Sugirieron que las luchas revolucionarias en los centros imperialistas se atrofian por algunas capas de la clase trabajadora que se benefician del botín imperialista.

Exponer el hecho de que una gran parte de los trabajadores en Occidente se beneficia materialmente del imperialismo no debería ser una causa para ser “nihilista” e “imprudente”, como lo sugirió el camarada Mond. En cambio, debería servir como una razón para unir fuerzas con miles de millones de personas oprimidas en todo el Tercer Mundo que desean destruir el capitalismo parasitario y el imperialismo.

Aceptar que los trabajadores en el Primer Mundo se benefician del imperialismo no debe significar la desmovilización comunista allí. Ningún comunista del Tercer Mundo que he conocido ha negado la opresión de ciertos sectores de la clase obrera en las naciones del Primer Mundo.

Afrodescendientes, inmigrantes latinos, inmigrantes en general e incluso algunos trabajadores blancos en Occidente tienen más en común con el Tercer Mundo que con las clases media y alta de los países en los que residen. Sin embargo, estos sectores son una pequeña minoría comparada a la mayoría de los trabajadores en el Primer Mundo que ganan docenas de veces más dinero que sus contrapartes en el Tercer Mundo.

La afirmación de que el comunismo Tercermundista es una línea chauvinista blanca puede tener que ver más con una comprensión estrecha y desactualizada del marxismo, haciendo que algunos asocien una seria tradición comunista con aberraciones de gente como Jason Unruhe, quien ha publicado varios videos innecesariamente demonizando al Movimiento Black Lives Matter y quien respondió al camarada Mond llamándolo “punk”, algo que no defenderemos.

La pieza completa del camarada Mond era, en esencia, una diatriba que hacía acusaciones ciegas contra el movimiento antiimperialista más progresista en Occidente, mientras que ignoraba el eurocentrismo inherente de los principales partidos comunistas.

En última instancia, la idea obsoleta de que la clase trabajadora en cada país es igualmente explotada por la misma clase capitalista global es simplista e ignora los matices que se han articulado anteriormente.

Los más oprimidos en el capitalismo global serán los primeros en destruirlo. Los trabajadores del Primer Mundo, tal como están hoy, continúan en la cama con sus gobiernos y compañías imperialistas. Uno solo tiene que mirar sindicatos como la AFL-CIO que apoyó la candidatura presidencial de 2016 de Hillary Clinton, a pesar de que orquestó ofensivas imperialistas en Libia, Siria, Honduras, Somalia, Pakistán y un sinnúmero de otras naciones del Tercer Mundo.

La diáspora de pueblos oprimidos del Tercer Mundo en Occidente puede unirse a esta lucha si tan solo se alejan de las miopes luchas del Primer Mundo a las que nos llevan los izquierdistas eurocéntricos y los mal llamados comunistas.

Están invitados a unirse a ANTICONQUISTA y ayudarnos a financiar grupos revolucionarios en América Latina, el Caribe y el Tercer Mundo en general.

Leave a Reply