Venezuela: La revolución y la eliminación de los partidos políticos burgueses

POR NICHOLAS AYALA

La libertad de votar y participar en procesos políticos es fundamental para los estados socialistas.

Nivel local y nacional, la democracia está consagrada en la ley de estos estados. Esta democracia es “una democracia de las masas trabajadoras, dirigida contra los explotadores”. Cuando la institución de la democracia se ve amenazada, el partido socialista gobernante debe actuar para protegerla a toda costa o arriesgarse a perder la revolución.

Recientemente en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro decidió actuar para preservar la legitimidad de la democracia al prohibir algunos partidos de oposición de derecha en las próximas elecciones presidenciales. Las partes prohibidas fueron Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática.

La prohibición se produjo después de las elecciones a la alcaldía en todo el país el 10 de diciembre. El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, conocido como PSUV, ganó una victoria aplastante, tomando más de 300 de las 355 posiciones de la alcaldía. Al entrar en las elecciones, tres de los cuatro partidos de la oposición se negaron a participar. Afirmaron que las elecciones fueron “sesgadas” mi “injustas”.

Maduro respondió diciendo: “Los otros partidos … desaparecieron del mapa político venezolano y hoy desaparecen por completo”.

“Las partes que no participaron hoy y han pedido que los votantes participen en un boicot ya no pueden participar”, anunció. “Ese es el criterio que la Asamblea Nacional Constituyente ha presentado, constitucional y legalmente”.

La prohibición de los partidos de oposición en las próximas elecciones se debe a su llamado a que los ciudadanos boicotean las elecciones legítimas y bien observadas de Venezuela. Estos partidos son conocidos por su apoyo a las tácticas violentas para desestabilizar al gobierno venezolano. Han apoyado las violentas protestas callejeras, que han provocado el incendio de calles, el bloqueo de carreteras y el ataque de edificios gubernamentales.

Incluso han llegado a quemar a un joven negro simplemente por “ser chavista”. Por supuesto, los medios del Primer Mundo ignoran que gran parte de la violencia que tuvo lugar en Venezuela se debe a los partidos de la oposición respaldados por Estados Unidos que organizan estas protestas .

Muchos en el Primer Mundo, incluidos los llamados “izquierdistas”, consideran que el PSUV es la causa de los problemas de Venezuela. Los medios de comunicación consideran la decisión de prohibir algunos partidos como una manera de consolidar el poder de Maduro y continuar su llamado “régimen autoritario”. Pero los resultados de las elecciones recientes y anteriores continúan demostrando que más venezolanos se ponen de pie con Maduro y el PSUV que con la oposición derechista.

Mientras que el movimiento para prohibir estos partidos recibe reacciones negativos del Primer Mundo, para los socialistas del Tercer Mundo, esto es un paso adelante. Desde la perspectiva del PSUV, los partidos de oposición han hecho intentos continuos de desestabilizar al gobierno y herir al pueblo de Venezuela.

Su violencia ha obstaculizado el desarrollo de la Revolución Bolivariana y ha empeorado la situación económica de la nación. Sin embargo, el PSUV en Venezuela todavía permite que algunos partidos de la oposición continúen participando en procesos políticos a pesar de sus acciones dañinas.

Los segmentos de la pequeña burguesía de la población alineados con la oposición continúan explotando la inestable economía venezolana y los paramilitares financiados por la oposición siguen atacando a los asociados con los socialistas. El PSUV permite que la oposición participe porque busca adherirse a los valores democráticos occidentales, pero en la medida en que la oposición continúa apoyando políticas que perjudican al pueblo venezolano, esta adhesión a los valores occidentales es negligente y daña a las masas.

El revolucionario ruso Vladimir Lenin explicó cómo la transición del capitalismo al socialismo requiere “la supresión de la minoría explotadora por parte de la mayoría explotada”. Más adelante detalló en “Estado y revolución” cómo la democracia capitalista es “una democracia solo para los ricos”.

La burguesía excluye a los explotados del proceso democrático, pero los socialistas buscan deshacer esto devolviendo la democracia a las masas explotadas. Lenin afirmó que en este proceso, la burguesía se opondrá ferozmente a la transición, por lo tanto, la supresión es la única manera de garantizar que la revolución tenga éxito. Y este reclamo es uno hecho no desde una perspectiva puramente teórica, sino uno basado en la experiencia de Lenin en la revolución.

Tras la redacción de “Estado y revolución“, Rusia se lanzó a una guerra civil entre los bolcheviques dirigidos por Lenin y los partidos burgueses reaccionarios como Los Blancos, que querían detener la revolución en su etapa capitalista. Estas nociones son bien entendidas entre los revolucionarios latinoamericanos.

En Cuba, el Partido Comunista prohibió todos los partidos burgueses en la Constitución de 1976 del país. Fidel Castro exigió que los sectores de la población con intereses pequeño-burgueses o burgueses se adhieran a la línea socialista revolucionaria o abandonen el país. El Partido Comunista se apresuró a reprimir a los elementos burgueses de la sociedad, ya que entendieron los peligros potenciales de los contrarrevolucionarios y los grupos reaccionarios. Los paralelos se ven hoy en Venezuela, aunque no casi en la misma medida que se vio en Cuba.

El PSUV les ha dado a los partidos de la oposición la oportunidad de participar en el proceso político del país, pero continúan reprendiendo esta oferta. En cambio, buscan retener las políticas neoliberales que ayudan a los países imperialistas como los Estados Unidos. Ha llegado el momento de reprimir a los elementos burgueses dentro de Venezuela que continúan ejerciendo presión no solo sobre el gobierno, sino sobre la gente del país en general.

Sin embargo, es importante recordar que el PSUV no ha excluido por completo a la oposición del proceso político. Que tengan la popularidad y la capacidad para llegar de nuevo al poder, todavía está en debate. Pero no hay duda de que eliminar a los partidos problemáticos que se niegan a participar en el proceso progresista es un paso adelante para la Revolución Bolivariana.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.