La liberación LGBT+ y el antiimperialismo son una sola lucha

POR SANDINO MORAZÁN

Desde sus inicios, la clase gobernante capitalista global ha tratado de separar los movimientos LGBT+ y antiimperialistas.

Usando sus medios corporativos y las instituciones académicas pequeño-burguesas, controlan la narrativa sobre cómo estos movimientos han luchado y ganado luchas importantes. Lo más importante es que presentan estas luchas de maneras que ignoran sus intersecciones para separarlas artificialmente.

Lamentablemente, algunos activistas antiimperialistas han disminuido la importancia de solidarizarse con personas oprimidas de orientación LGBT+. Mientras que otros se oponen por completo.

En Zimbabwe e Irán, por ejemplo, países que forman parte del bloque antiimperialista, queda mucho por hacer en el ámbito de la liberación LGBT+. Ambos países tienen leyes estrictas contra la actividad sexual y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por el contrario, algunos en el movimiento LGBT+, especialmente en el Primer Mundo, han apoyado proyectos imperialistas bajo la bandera de los “derechos humanos”.

Tomemos el caso de más amplia Puente, una organización norteamericana LGBT+ con conexiones al gobierno sionista y colonialista de Israel. Jimmy Pascua, miembro de Voces Judías por la Paz expuso que el grupo tiene “una larga historia de ignorar y encubrir los abusos de los derechos humanos de Israel contra los palestinos promocionando la reputación ‘gay-friendly’ de Israel”.

Estas circunstancias sirven como ejemplos de incongruencias entre los movimientos LGBT+ y antiimperialistas que la clase dominante capitalista global ha explotado en su beneficio.

Sin embargo, estas circunstancias no deben restar importancia al hecho de que ambas luchas importantes están inextricablemente ligadas e interdependientes. Esto se debe a que el capitalismo, un sistema económico basado en las ganancias y la propiedad privada, facilitó el aumento tanto de la opresión LGBT+ como del imperialismo.

Las raíces de la opresión LGBT+

Friedrich Engels, colaborador teórico de Karl Marx, escribió extensamente sobre las raíces de la opresión contra las mujeres y personas LGBT+ en su “Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado“. Allí proporciona evidencia antropológica e histórica que correlaciona el surgimiento de la heteronormatividad y el patriarcado con la ascendencia de la sociedad de clases, especialmente el capitalismo.

Engels explica que los humanos comenzaron a vivir en unidades familiares heteronormativas bastante recientemente, ubicados en el contexto de la existencia de más de 200,000 años de existencia de la humanidad. La adherencia rígida a las normas de género y sexualidad se intensificó con la proliferación del capitalismo.

Una vez que la acumulación de ganancias y la propiedad privada se convirtió en la norma, especialmente con la colonización del Tercer Mundo, los hombres ricos comenzaron a adherirse estrictamente a la práctica de la herencia. La herencia se puede definir como el acto de pasar las pertenencias de uno, a menudo las ganancias y la propiedad privada, a sus hijos. Casi siempre los hijos primogénitos reciben la mayor parte de la herencia.

Los hombres que no transmitieron las ganancias robadas y la propiedad privada a sus hijos y las mujeres que no tuvieron hijos para heredar esas fortunas fueron vistos como “inútiles” dentro de la floreciente sociedad capitalista. En consecuencia, los hombres homosexuales, las mujeres lesbianas y las personas transexuales quedaron marginados, ya que fueron vistos como “improductivos” para el crecimiento del capital. Bajo el capitalismo, aquellos que no pueden acumular ganancias y la propiedad privada son arrojados a un lado como una cáscara de plátano.

Por otra parte, la opresión de las personas LGBT+ se normalizó a través de los medios, así como las instituciones religiosas y políticas dominadas por los colonizadores ricos antes mencionados. La discriminación de las personas que no se ajustaban a las normas burguesas de género y sexualidad se volvió común.

Como dijo Marx, “las ideas de la clase dominante son en todas las épocas las ideas dominantes de la sociedad”. Desafortunadamente, las ideas de hombres adinerados, homofóbicos y transfóbicos siguen siendo las ideas dominantes hoy, pero no son nuevas.

Las raíces del imperialismo

Junto con el aumento de la opresión LGBT+ a lo largo de la ascendencia del capitalismo fue la génesis del imperialismo. El revolucionario ruso Vladimir Lenin describió al imperialismo como “la etapa más alta del capitalismo” en su impactante folleto de 1917 sobre el tema.

Utilizando una amplia investigación económica, descubrió que el capitalismo había alcanzado un punto irreversible a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. En esta coyuntura, el capitalismo se había extendido por todo el planeta debido a que el sistema económico dominante y todos los continentes habitables habían sido colonizados, lo que limitaba las oportunidades de nuevas fuentes de ganancias.

Recordemos que la colonización del “Nuevo Mundo”, África y Asia que comenzó en el siglo XV brindó a Europa una nueva fuente de recursos naturales y mano de obra esclava, lo que le permitió abandonar la Edad Media para comenzar el Renacimiento. El Renacimiento señaló el “renacimiento” de un continente que, arrogantemente, se consideraba el pináculo de la civilización humana.

Pero ahora que todos los rincones del planeta habían sido divididos y colonizados entre los invasores capitalistas, el sistema económico global llegó a un callejón sin salida, como un parásito que ha absorbido toda la sangre de su huésped.

La competencia entre las naciones industrializadas que luchan por la tierra y los recursos se intensificó, creando una propensión a las guerras mundiales. El capital financiero, una forma de capitalismo basado en deudas y préstamos bancarios, creó naciones acreedoras y ricas y naciones endeudadas y empobrecidos. Además, un puñado de compañías como United Fruit y Standard Oil comenzaron a crear monopolios globales.

Todas estas condiciones florecientes del capitalismo, según Lenin, crearon una nueva era imperialista caracterizada por una guerra sin parar, una pobreza creciente y crisis económicas y políticas implacables. No hay duda de que su teoría se ha convertido en realidad hoy. Uno solo tiene que mirar los desesperados intentos de los Estados Unidos de redividar y recolonizar América Latina, África y Asia, especialmente el Medio Oriente.

Únete para ganar

Sigue siendo claro que el imperialismo y sus crisis surgieron junto con el predominio del capitalismo, al igual que la opresión LGBT+ estructural y sistémica. De manera similar, la destrucción del capitalismo ayudará a poner fin a los sistemas crueles e inhumanos.

Hasta entonces, sin embargo, los activistas LGBT+ y antiimperialistas deben reconocer su papel compartido en la lucha más amplia contra el capitalismo-imperialismo, tratando su liberación como una sola. Los casos reales de este tipo de solidaridad no son difíciles de encontrar.

En Cuba, por ejemplo, el Partido Comunista ha creado miles de puestos de trabajo del gobierno para personas LGBT+ que antes dependían del trabajo sexual mal remunerado bajo la dictadura capitalista de Fulgencio Batista. Ahora las personas LGBT+ no están obligados a vender sus cuerpos a los imperialistas extranjeros que trataban la isla como un burdel gigante. También están organizando a personas heterosexuales y cisgénero dentro del gobierno socialista para apoyar luchas importantes, como la lucha por operaciones de cambio de sexo gratuitas para personas transexuales.

Y en Venezuela, grupos como el Congreso Nacional de la Diversidad Sexual de Género y la Alianza Revolucionaria de Género y Diversidad de Género han apoyado la Revolución Bolivariana contra la agresión imperialista de los Estados Unidos. La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela también está en el proceso de reescribir la Constitución del país, incorporando protecciones para la tierra y los recursos de las multinacionales extranjeras, así como de los derechos LGBT+.

En última instancia, la solidaridad LGBT+ y antiimperialista debe y seguirá fortaleciéndose mientras el capitalismo-imperialismo mantenga su control opresivo sobre las personas LGBT+ y el Tercer Mundo.

Deja una respuesta

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.