Por qué Colombia, no Venezuela, debería preocuparte

POR VAL REYNOSO

Venezuela y Colombia son naciones latinoamericanas ubicadas en la parte norte de Sudamérica que están cubiertas de maneras diametralmente opuestas.

La propaganda estadounidense afirma que el gobierno venezolano es autoritario y represivo, a menudo describiendo al país como un “agujero del infierno” socialista. Mientras tanto, afirma que Colombia es “democrática” y “pacífica” tras los acuerdos de paz del gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o las FARC.

Sin embargo, este no es el caso real para ninguno de los países.

Venezuela es una socialdemocracia que está intentando la transición al socialismo y se opone a los Estados Unidos. El país no es una dictadura, no solo porque el socialismo es de naturaleza democrática, sino también porque el presidente Nicolás Maduro fue elegido democráticamente y ha confirmado elecciones futuras.

Washington incluso admitió que Maduro recibió la mayoría de los votos en las elecciones presidenciales de 2013, refutando la narración de que fue escogido a dedo por el ex presidente Hugo Chávez de manera “dictatorial”.

En términos de economía, la ONU confirmó que las tasas de pobreza en Venezuela se redujeron del 60 por ciento antes de 1998 (cuando Chávez fue elegido) a menos del 30 por ciento en 2015, a pesar de las crisis económicas facilitadas por los precios del petróleo en rápida declinación. Además, la salud pública se socializó y estuvo disponible para todos a través del programa Barrio Adentro bajo la Revolución Bolivariana. Como resultado, las tasas de esperanza de vida y salud han aumentado.

A diferencia de Venezuela, Colombia es un país capitalista que no es tan democrático, ni política ni económicamente, como afirman los Estados Unidos.

Las estadísticas del gobierno de 2016, por ejemplo, demostraron que el 65.9 por ciento de los colombianos de la provincia de Chocó viven debajo de la línea de la pobreza, agregando que el 37.1 por ciento de ellos están clasificados como “extremadamente pobres”.

Fuente: Wikimedia Commons


Chocó, el departamento más pobre de Colombia, es el hogar de una de las comunidades negras más grandes del país y ha sido objeto de represión policial en los últimos meses. Por cada 1.000 habitantes, aproximadamente 70 mueren por desnutrición y el 42 por ciento de los bebés menores de un año muere.

A medida que Venezuela continúa aliviando la pobreza y haciendo todo lo posible para proporcionar programas sociales para su población, Colombia aún tiene que resolver los problemas racistas y clasistas que acosan a sus grupos más marginados como resultado de su sistema capitalista.

En términos de política, Colombia y Venezuela también tienen sistemas diametralmente opuestos que están cubiertos de maneras inexactas. Un ejemplo perfecto de esto es cómo abordan el cambio climático.

En junio de 2017, Maduro aprobó cerca de $19 millones en fondos para servicios de emergencia debido a la tormenta tropical Bret. Además, en abril de 2016, Venezuela implementó nuevos mecanismos de ahorro de electricidad en respuesta a una grave sequía que redujo significativamente la capacidad de generación de las presas hidroeléctricas del país. Los mecanismos tenían la intención de disminuir los niveles de agua en el embalse de Guri, que representa el 70 por ciento de la electricidad de Venezuela.

En contraste, Colombia tiene mucho progreso para hacer en la lucha contra el cambio climático, dada su historia de violencia continuada por parte de los paramilitares y otros grupos de derecha que, en consecuencia, han diezmado el medio ambiente colombiano. El cambio climático impulsado por el capitalismo es el culpable de los desastres en Colombia, como el trágico deslizamiento de tierra en abril de 2017 que destruyó la ciudad de Mocoa, en el suroeste de Colombia, y dejó más de 250 muertos.

No olvidemos los derechos humanos.

Todos conocemos las mentiras estadounidenses sobre presuntas violaciones de los derechos humanos en Venezuela. Afirman que los manifestantes “pacíficos” están siendo asesinados, que la gente pobre está siendo privada de alimentos y que la disidencia está siendo silenciada. Estas acusaciones no solo se basan en pruebas falsas. También sirven para desviar la atención de las violaciones reales de los derechos humanos que se están llevando a cabo en la vecina Colombia.

Los ataques de décadas del estado colombiano y sus paramilitares falderos contra grupos comunistas y revolucionarios como las FARC y los campesinos afro-indígenas han resultado en más de 950,000 personas muertas y siete millones de desplazados internos en Colombia.

Las FARC se formaron en la década de 1960 por campesinos después de que soldados colombianos atacaran enclaves rurales. Los grupos paramilitares, por otro lado, son derechistas y fueron fundados por terratenientes colombianos burgueses. El ejército colombiano es financiado por los Estados Unidos bajo el “Plan Colombia”, una iniciativa “antidrogas” y contra la insurgencia creada por la administración del ex presidente estadounidense Bill Clinton.

En la década de 1980, las FARC liberaron las áreas pobres de los terratenientes opresores, liderando grupos paramilitares respaldados por la burguesía como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) a defender sus propiedades privadas. Hasta 3,000 colombianos fueron asesinados por las AUC y otros paramilitares durante ese tiempo.

Las violaciones a los derechos humanos se intensificaron durante el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe, quien utilizó una táctica de “falsos positivos” donde personas inocentes fueron asesinadas y presentadas como guerrilleros, vistiéndolas con uniformes de las FARC, para esparcir el miedo y ganar credibilidad.

Además de atacar sistemáticamente a los pobres de Colombia, las AUC y otros paramilitares respaldados por los EE. UU. están cometiendo graves daños medioambientales. Estos grupos han bombardeado oleoductos, fumigado cultivos con químicos cancerígenos como el glifosato y contaminaron áreas rurales con minería ilegal, según la organización colombiana De Justicia.

Entre 1990 y 2013, el 58 por ciento de la deforestación en Colombia ocurrió en áreas atacadas por fuerzas paramilitares y gubernamentales. Debido a los bombardeos de los oleoductos durante las últimas décadas, se han derramado 4,1 millones de barriles de petróleo en el país.

Las amenazas de los paramilitares son responsables del 90 por ciento de las 7.000 personas que han sido desplazadas de sus hogares desde el comienzo de este año, según un reciente informe del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. Al menos 68 líderes sociales han sido asesinados en lo que va del año.

A pesar de sus drásticas diferencias, algunas similitudes que comparten Venezuela y Colombia son que los Estados Unidos respalda la violencia en ambas naciones en diferentes formas. En Venezuela, toma la forma de manifestantes de derecha violentos que son calificados como “demócratas pacíficos”. En Colombia, toma la forma de funcionarios violentos del gobierno de derecha y paramilitares que también son calificados como “demócratas pacíficos”.

Estados Unidos no solo considera a Colombia como su aliado más importante en la región. También ha proporcionado al menos $49 millones desde 2009 en ayuda para las fuerzas de oposición de la derecha venezolana que han desatado protestas violentas y son responsables de asesinar a cientos de civiles inocentes.

Por todas estas razones, queda claro que Colombia, no Venezuela, es el país latinoamericano del que todos deberíamos preocuparnos.

Leave a Reply